Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los futbolistas del Sporting podrán recuperar parte del recorte salarial

El club prevé devolver a la plantilla un porcentaje del ajuste en sueldos mediante objetivos variables en los próximos dos años

Carmona, ante Javier Fernández y Javier Martínez, durante la pasada comida de Navidad celebrada por el Sporting.

Carmona, ante Javier Fernández y Javier Martínez, durante la pasada comida de Navidad celebrada por el Sporting. ÁNGEL GONZÁLEZ

El Sporting se prepara para el escenario más probable dentro de la incertidumbre general que rodea la escalonada vuelta a la normalidad por la crisis del COVID-19: reanudar la competición a puerta cerrada a lo largo de los meses de junio y julio. Un escenario que no libra a los

El acuerdo para la reducción salarial en el Sporting, aplicada sobre directivos, director deportivo y futbolistas, hizo posible que el club evitar un ERTE en el que, entre los más perjudicados, estarían los trabajadores, quienes tienen asegurado seguir cobrando el total de sus salarios pase lo que pase esta temporada. La solidaridad mostrada por los futbolistas, quienes asumen la cantidad más alta dentro de los diferentes porcentajes salariales de esta reducción (en función de si la Liga no se reanuda, si se reanuda sin público o si se juega con las mismas condiciones en las que se dejó), tiene su correspondencia en que el club acepte recompensarles añadiendo variables que se añadirán a las cantidades de sus contratos.

El acuerdo sobre los variables estableció objetivos que las partes entendieron como "factibles" para que sea algo más que una mera declaración de intenciones. La gran mayoría de la plantilla rojiblanca tiene contrato en vigor para la próxima temporada, pero no todos. Molinero acaba contrato en junio, mientras que Murilo volverá al Sporting de Braga también al término de la presente campaña, ya que el extremo brasileño llegó en el pasado mercado de invierno en condición de cedido. Damián Pérez cuenta con vinculación de cara a la temporada próxima siempre que se consiga el ascenso a Primera División, por lo que su continuidad tampoco está totalmente asegurada. Estos casos afrontan, por tanto, situaciones singulares de cara a acceder a esta compensación de la misma forma que el resto de compañeros cuyo contrato se extiende por los siguientes dos años o más.

El Sporting tiene en mente la posibilidad de que a lo largo del mes de mayo se pueda ir retomando los entrenamientos. Un primer paso que acercaría la oportunidad de poder concluir la temporada, opción que el paso de los días va alimentando ante los datos que se registran sobre la pandemia. El hecho de que se concluya la competición reduce los efectos deportivos y económicos del COVID-19, aunque se da por hecho que durante un largo espacio de tiempo se deberán disputar este tipo de eventos sin público en las gradas. Es por ello que se verán afectados, principalmente, ingresos a través de entradas y también el de los abonos, cuyo importe el club estudia también compensar en proporción a los partidos en los que los aficionados no podrán acceder a El Molinón. Los clubes han trasladado a la Liga esta problemática para tratar de dar una respuesta conjunta.

Los futbolistas continúan ejercitándose en sus respectivos domicilios a la espera de que Sanidad dé luz verde a que puedan ir dándose pasos para recuperar la normalidad siguiendo siempre el protocolo elaborado por la Liga. El Sporting tiene en Mareo un escenario ideal para poder desarrollarlo salvo en el caso de las pernoctaciones, última parte de ese protocolo, dado que se exige que cada futbolista descanse en habitaciones individuales. En este sentido, el club ya maneja la solución de hospedar a jugadores, técnicos y auxiliares en un hotel, dado que en Mareo no es actualmente factible, como medida más deseable.

A la espera de acontecimientos, son varios los futbolistas del Sporting que han dejado muestras de que se está trabajando en que la Liga vuelva en cuanto se cumplan las condiciones sanitarias idóneas. Mariño y Babin han sido los últimos en expresar que se asume que el calendario deberá condensarse y que también habrá que reducir las vacaciones para jugar y resolver la campaña de la manera más justa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats