09 de junio de 2020
09.06.2020
La Nueva España

Djukic vuelve a Riazor y Ziganda pule la defensa

l El serbio inicia 11 jornadas claves en su futuro l El crecimiento azul empieza desde atrás

09.06.2020 | 00:30

No hay tiempo para adaptarse porque el calendario aprieta. Será un fútbol diferente, sin público para empezar, pero marcado sobre todo por la velocidad de sprint que deberán imprimir todos los equipos que quieran alcanzar los objetivos. El Sporting tiene once jornadas por delante para intentar su salto al play-off; el Oviedo, idéntico plazo, para huir de la quema. Mientras Djukic mira a Riazor, la que fue su casa, como primer envite, Ziganda se preocupa en los días previos de pulir su defensa, su seña de identidad desde que llegó al club azul.

El Sporting retomará el domingo la Liga visitando Riazor, el campo donde empezó a labrarse un nombre el entrenador rojiblanco, Djukic. El serbio vuelve a la que fuera su casa durante su etapa de futbolista sin la oportunidad de reencontrarse con la afición, que le sigue guardando un inmenso cariño pese a aquel penalti fallado ante el Valencia que dejó a aquel equipo de Arsenio Iglesias a las puertas de su primer título de Liga en 1994 y persigue desde entonces a su lanzador. Djukic, leyenda del "Superdépor", abre en La Coruña un tramo de 11 partidos donde también se decidirá mucho: el deseo de alcanzar el play-off y con ello su futuro en Gijón.

Con la baja por lesión de Bogdan y la más que posible de Aitor García por idéntico motivo, el Sporting tendrá en Riazor la primera prueba para medir si la Liga poscovid-19 puede actuar como impulso para volver a mirar hacia la zona de promoción. El parón competitivo y la llegada de un nuevo director deportivo han dado aire fresco a un ambiente lastrado por una irregular marcha, que el técnico parecía empezar a enderezar en los últimos encuentros. La contundente goleada a Las Palmas (4-0), último encuentro disputado por los rojiblancos, parece ya parte de una competición ajena.

El Sporting regresa hoy a los entrenamientos después de disfrutar de jornada de descanso. El equipo está citado a las 17.00 horas en las instalaciones rojiblancas para comenzar con la sesión media hora después. El equipo todavía tiene pendiente cerrar el plan de viaje previsto para desplazarse a tierras gallegas, con la intención de poder concentrarse ya el día antes en La Coruña, si así lo aprueba La Liga.

El Oviedo madrugará más para tratar de cogerle el pulso a la competición. Lo hará ante la Ponferradina en un inanimado Tartiere. Ziganda tiene a toda la plantilla a su disposición, tras superar Luismi y Rodri las molestias que les dejaron a menor ritmo que sus compañeros en algunas sesiones de la semana pasada. Parece que el navarro podrá repetir su último once, el que dio un paso de gigante hacia la salvación ganando al Extremadura a domicilio.

No parece que sea intención del entrenador cambiar de estilo. La versión más práctica es la que se espera en lo que resta de competición. Le avala a Ziganda en su apuesta su saldo en las tres jornadas como técnico azul: 6 puntos sumados sobre 9 posibles. Un empujón que sirvió para pasar el confinamiento futbolístico fuera de los puestos de descenso. La defensa, pues, es la gran inquietud de Ziganda de cara al regreso: todo pasa por defender con orden. Nieto, Carlos Hernández, Arribas y Christian se perfilan como los elegidos para su zaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook