Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Gallego, "carácter" para levantar al Sporting

El exentrenador del Espanyol sucederá a Djukic para liderar el nuevo proyecto de cantera l El catalán firmará por un año más variables y Javi López dejará el club

David Gallego, próximo entrenador del Sporting, durante su etapa en el Espanyol.

David Gallego, próximo entrenador del Sporting, durante su etapa en el Espanyol. SPORT

"Carácter". La palabra se repite a la hora de definir la principal carencia del actual Sporting y también para responder a la razón del fichaje de David Gallego (Súria, Barcelona, 26-1-1972). El club rojiblanco cerró ayer la incorporación del que fuera técnico del Espanyol la pasada campaña, pendiente del final de la competición y de definir el cuerpo técnico que le acompañará para hacerlo oficial. A favor de Gallego está su relación previa con el director deportivo, con el que coincidió en el Terrassa, y su decidida apuesta por la cantera. En contra, su escaso bagaje en el fútbol profesional, reducido a trece jornadas de Liga en el primer equipo perico, repartidas en dos temporadas. En principio, la idea es que el catalán firme por un año con posibilidad de renovar en función de objetivos como el ascenso.

David Gallego es uno de los grandes pilares sobre los que se apoyará la recién estrenada remodelación del Sporting de Javi Rico, iniciada con la reestructuración de la cantera. Es ahí, en la fe de crecer a través de jugadores criados en la casa, junto a un método en el que valoran su fútbol intenso, de vanguardia y atrevido, donde el director deportivo parece haber visto en el perfil del catalán uno de los principales avales para decidirse por su contratación tras descartar la renovación de Djukic. El nombre de Gallego figuraba desde hace semanas en la agenda de Javi Rico, tal y como informó LA NUEVA ESPAÑA el pasado 15 de julio, si bien no parecía partir de inicio como el gran favorito.

Muñiz y Andoni Iraola eran dos de los técnicos que más seducían a la dirección deportiva, pero las conversaciones con ambos no acabaron de prosperar por diferencias deportivas y económicas. El nombre de Rubén de la Barrera también estuvo sobre la mesa hasta poco tiempo. El Sporting quería llegar al final de la pasada semana con una elección definida y la opción de David Gallego fue tomando fuerza con el paso de los días hasta consumarse en el día de ayer.

El Sporting se pone en manos de un entrenador cuyos mayores éxitos han llegado en el juvenil y en el filial del Espanyol, lejos de los focos del fútbol profesional, que conoció a fondo en su etapa como jugador. Gallego vistió la camiseta de Levante, Terrassa, Córdoba (donde jugó con Manolo Sánchez Murias), Hércules, y Recreativo de Huelva, entre otros, viviendo principalmente entre Segunda y Segunda B. Colgó las botas en el Badalona, en 2006, e inició su andadura en los banquillos en el Club Esportivo Súria, conjunto del municipio barcelonés donde nació. En 2013 se incorporó a las categorías inferiores del Espanyol, de la mano de Jordi Lardín, haciéndose cargo del juvenil A, al que consiguió guiar al primer puesto de su grupo en División de Honor durante dos campañas e hizo subcampeón de la Copa de Campeones.

La buena trayectoria del barcelonés en la cantera perica le llevó a dar el salto al filial en 2016, donde no pudo evitar que el equipo descendiera a Tercera División. Un traspiés que él mismo valoró como un paso más dentro del proceso de aprendizaje de sus futbolistas, restando importancia a competir en Tercera. Hombre temperamental, al año siguiente recuperó la categoría, protagonizando una evolución que continuó dejando a los blanquiazules a las puertas de disputar la promoción de ascenso a Segunda.

No subió el conjunto de Gallego, pero sí lo hizo él mismo, siendo elegido por el club para hacerse cargo del primer equipo para la temporada siguiente. Ocupó el puesto de Rubi, fichado por el Betis y con el que también compartió vestuario durante su etapa como futbolista, en el mismo Terrassa en el que estaba Javi Rico. Antes, en la 2017-18, ya había dirigido al primer equipo después de la destitución de Quique Sánchez Flores. En esa ocasión, como algo temporal, ya que dirigió los cinco últimos encuentros de la temporada, firmando cuatro victorias y un empate. La oportunidad de la pasada campaña ya fue como parte de un proyecto a medio plazo que se fracturó a las ocho jornadas. Una victoria y dos empates fueron el único saldo positivo y la razón de su temprana destitución.

A falta de que sea oficial, David Gallego llegaría a Gijón acompañado de Carlos Castro, quien ya trabajó con él como segundo entrenador en el Espanyol. Él ha sido su hombre de confianza en los últimos años y uno de sus confidentes desde que se conocieran en el Hércules. En las últimas horas se estaba ultimando el resto del cuerpo técnico. En el caso del preparador físico en el Sporting están muy satisfechos con la labor desarrollada esta temporada por Fran Albert, por lo que, salvo sorpresa, el alicantino continuará. En cuanto al entrenador de porteros, hay más dudas con Jorge Sariego. Termina contrato y su renovación, por el momento, no se ha abordado.

El que no seguirá, salvo giro inesperado, será Javi López, que llegó al club junto a Torrecilla. El nuevo ciclo ya está en manos de David Gallego.

Compartir el artículo

stats