Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SERGIO ÁLVAREZ | EXJUGADOR DEL SPORTING Y FUTBOLISTA DEL EIBAR

"Ojalá el Sporting tuviera capacidad para mantener a todos sus futbolistas"

"No sé qué falta en Gijón para tener la estabilidad del Eibar; la clave es un equipo en el que la afición se vea reflejada"

Sergio Álvarez, en su despedida del Sporting en el verano de 2018.

Sergio Álvarez, en su despedida del Sporting en el verano de 2018. LNE

Disfruta de unos días de descanso lejos de Asturias tras conseguir con el Eibar una peleada permanencia en Primera. Sergio Álvarez (Avilés, 23-1-1992) celebra la renovación en el banquillo armero de Mendilibar -oficializada en el día de ayer- mientras sigue pendiente a la actualidad rojiblanca. El exjugador del Sporting, el

- Mendilibar sigue un año más.

-Es una de las piezas fundamentales del Eibar. Si no me equivoco es su sexto año consecutivo en el club. Sabe sacar rendimiento y jugo a las plantillas.

- Él se ha convertido en uno de los defensores del fútbol más genuino, una manera de entenderlo que parece amenazada.

-Es una persona clara y directa. Intenta hacer las cosas de la manera más sencilla posible para el futbolista, algo que quizá en el fútbol actual no es tan habitual. Da libertad y hace sentirse a gusto al jugador, pero dentro del campo o en los entrenamientos la exigencia es máxima. La intensidad es innegociable. Tiene puntos en común con Manolo Preciado. Es una persona cercana, y a la vez directa. También en la idea de juego, sin andar mareando mucho la pelota.

- ¿Cómo valora la temporada del Sporting?

-Al inicio de la temporada estaba bastante ilusionado por el proyecto y por la plantilla que había, creo que como la mayoría de la gente. Muchos lo han criticado por el resultado final, pero hay que reconocer que al principio era un equipo que, al menos a mí, me gustaba. Durante la temporada no se consiguió la regularidad necesaria para pelear por los puestos altos. El fútbol no es una ciencia exacta. Hay veces que las cosas no salen bien, por una cosa u otra, pero resulta complicado encontrar la solución. Entre la capacidad que tiene el club y la ayuda de la afición estoy seguro, al cien por cien, de que se va a hacer un equipo que opte por el ascenso a Primera División.

- ¿Qué le falta al Sporting para encontrar la estabilidad que tiene el Eibar?

-Es una buena cuestión. No sé decir. Imagino que será un cúmulo de cosas. Nosotros (por el Sporting) subimos a Primera, conseguimos mantenernos y al año siguiente hubo un cambio importante en la plantilla que no fue todo lo bien que debiera. Es evidente que todas las personas que están en el club quieren lo mejor para él, pero hay veces que se acierta y otras que no. La exigencia en Segunda es ahora muy grande. Hay que hilar muy fino y tener, además, una pizca de suerte.

- Nos encaminamos a un verano en el que el Sporting volverá a traspasar. ¿Hasta qué punto influye ese factor en la inestabilidad?

-Cada año se intenta hacer un proyecto lo más ambicioso posible, pero cada año los números de la entidad cambian. Los controles económicos son fuertes en el fútbol, algo que es positivo. Hay determinados momentos en los que los clubes se ven obligados a vender. En el Eibar también se han ido jugadores importantes los últimos años pese a querer mantenerlos. En muchas ocasiones esas ventas también ayudan a moldear mejor una plantilla. Ojalá el Sporting tuviera la capacidad económica para mantener a todos sus futbolistas.

- Se han ido Torrecilla y Djukic y han llegado Javi Rico y David Gallego.

-Hablé un par de veces con Javi Rico, pero hace tiempo, durante su etapa como representante. Es asturiano y eso es un aliciente porque seguro que conoce bien la cantera. Tiene herramientas para hacer un gran proyecto. Le deseo la mayor de la suerte. Respecto al nuevo entrenador, puede ofrecer cosas nuevas y ojalá encaje bien. La clave del éxito es hacer un equipo en el que se vea reflejada la gente, que se sienta orgullosa de él.

- ¿Y cómo ve al centro del campo del Sporting?

-Me gusta mucho esa mezcla entre la veteranía de Javi Fuego y de chavales como Nacho Méndez, Pedro Díaz, Cristian Salvador o José Gragera. El centro del campo es la posición con mayor potencial del Sporting.

- ¿Qué balance hace de la campaña de la pandemia?

-En Eibar hemos tenido la capacidad como equipo de adaptarnos a esta última parte de la temporada, en la que nos jugábamos todo en un formato con muchos partidos en pocos días. Nos fuimos al confinamiento con peores sensaciones que en el regreso a la competición. Al final conseguimos la permanencia con dos semanas de margen para el final de la Liga.

- Los recién ascendidos a Primera apretaron: Granada, Osasuna?

- Han estado de notable o sobresaliente. No se les ha visto en ningún momento la necesidad de adaptarse a la categoría. Han sido regulares, algo difícil en esta categoría, que tiene cosas muy diferentes a Segunda.

- ¿Cómo ha sido la temporada en lo personal?

-He sido irregular, como el equipo. Tuve dos lesiones musculares que me penalizaron, sobre todo al inicio de la temporada. Entre eso y la pandemia no acabé de encontrar mi mejor estado de forma hasta este tramo final. Lo importante es que conseguimos el objetivo de seguir un año más en Primera. Tengo dos años más de contrato y estoy a gusto en Ipurúa, pero en el fútbol no se puede cerrar ninguna puerta.

- Se despidió del Sporting solo, en sala de prensa de Mareo y emocionado. ¿Le hubiera gustado otro adiós?

-Sí, obviamente. El fútbol son circunstancias y no le guardo rencor a nadie. Siempre diré que estoy muy agradecido por el trato que recibí y recibo del Sporting. Es un club al que sigo considerando mi casa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats