DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Gordi", la sonrisa del vestuario

El asistente de Gallego, un "hombre de fútbol", destaca por su visión táctica y su relación con los jugadores

José Antonio Gordillo, en su época como entrenador del Nàstic de Tarragona.

José Antonio Gordillo, en su época como entrenador del Nàstic de Tarragona. RSG

"El compañero que, tanto jugadores como equipo técnico, siempre queremos tener cerca". Así describen quienes compartieron vestuario con él a José Antonio Gordillo (Morón de la Frontera, Sevilla, 1974), nuevo asistente del equipo técnico encabezado por David Gallego. De "Gordi", como cariñosamente le apodan, destacan esencialmente dos virtudes: su capacidad para gestionar el vestuario y su gran olfato táctico.

Así lo refrenda Julio Hernando, preparador físico del Deportivo de la Coruña en la época que el equipo gallego estaba entrenado con Pepe Mel, cuando coincidió con Gordillo. "Viene del mundo del fútbol y eso se nota", explica Hernando, "es muy importante a la hora de tratar con los futbolistas". De hecho, lo primero que destaca del nuevo asistente técnico rojiblanco es que "sabe gestionar perfectamente el vestuario, no va a crear problemas y, además, los va a evitar". De hecho, los futbolistas ven en él a "ese miembro del equipo técnico que viene a ayudar, y eso el jugador lo detecta rápido". "Tiene mucho feeling con los futbolistas, y también con el personal", refrenda José Ángel Franganillo, más de tres décadas preparador físico del Deportivo de La Coruña, donde coincidió con "Gordi", al que define como "todo lo mejor: es un chaval extraordinario, muy cercano, trabajador, serio, responsable, de los que están siempre a tu lado".

Pero no solo el buen carácter destaca en Gordillo. "Es un amante del juego y las situaciones tácticas, tiene muy buena visión y sabe analizar muy bien tanto a su equipo como al rival", destaca Hernando. De hecho, él es el encargado de montar todos los vídeos de análisis de los equipos rivales antes de los encuentros, lo que hace que "el equipo y los jugadores puedan aumentar su capacidad en todas las situaciones. Es muy meticuloso".

En este sentido, Gordillo tiene otra ganancia: "Tiene una capacidad de análisis determinante, pero además lo sabe transmitir muy bien", explica Hernando. Además, "es un gran trabajador", de los que "no le cuesta echar muchas horas". Así lo cree también Franganillo: "estudia mucho al rival y tiene un talento especial, eso no se aprende, aunque luego también sepa echar muchas horas".

José Antonio Gordillo disputó casi toda su carrera futbolística en Segunda División B, entre el filial del Betis, el Castellón, Real Murcia, Gimnástic de Tarragona -con quien llegó a jugar un año en Segunda División, y donde coincidió con el director deportivo del Sporting Javi Rico-, Pontevedra y Real Jaén, equipo en el que puso fin a su carrera en el año 2004.

Tras ello, Gordillo dio sus primeros pasos en los banquillos en el Écija Balompié y en la cantera del Betis. De ahí dio al salto al Nástic de Tarragona, donde entrenó durante las temporadas 2017-2018 (apenas tres encuentros que le valieron seguir la siguiente temporada) y 2018-2019, donde dirigió una decena de partidos en Segunda División. Tras ello, volvió a la cantera bética, donde el año pasado entrenó al Juvenil "A" en División de Honor.

Más allá de los banquillos, Gordillo siempre siguió ligado al fútbol. Su bagaje aumentó como secretario técnico en el Gimnástic de Tarragona y Real Betis Balompié. También como director deportivo del Sabadell y miembro del staff de scouting de Osasuna. Además, formó parte de los cuerpos técnicos del Deportivo de la Coruña con -Pepe Mel al frente- y del Levante -junto a Paco López-.

Por allá por donde pasó, "Gordi" siempre dejó la misma impronta, la de "un hombre de fútbol, agradable, llano, de ley", en palabras de Hernando o "un 10 como amigo, compañero y profesional", como remarca Franganillo.

Compartir el artículo

stats