Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El otro protocolo: tope de diez del filial y límites para jugar con el Sporting B

Los futbolistas que participen en Segunda B deben hacerse una PCR si tardan más de 24 horas en regresar a dinámica de primer equipo

Los jugadores del Sporting realizan ejercicios de calentamiento durante el entrenamiento de ayer en Mareo.

Los jugadores del Sporting realizan ejercicios de calentamiento durante el entrenamiento de ayer en Mareo. ÁNGEL GONZÁLEZ

Los clubes de cantera deben manejarse en un protocolo añadido al que directamente controla a futbolistas y conjuntos de la Primera y Segunda División. Los primeros equipos pueden tener un máximo de diez jugadores con ficha del filial entrenándose durante la semana y, llegado el día de partido, todos pueden alternar presencia con el filial o el primer equipo en base a las normas federativas, pero ciñéndose a nuevos criterios para evitar contagios. Si bajan al segundo equipo no podrán hacer uso en ningún caso del vestuario y, si tardan más de 24 horas en regresar al primer equipo, deberán someterse antes a una prueba PCR.

Si se tomara a Mateo Arellano como uno de esos futbolistas en situación de alternar presencia entre primer equipo y filial, el ejemplo práctico sería el siguiente: Mateo podría jugar esta tarde con el Sporting B ante la Cultural Leonesa y mañana estar dentro de la lista de convocados del primer equipo para recibir al Tenerife en El Molinón. Lo que por el camino deberá tener en cuenta el jugador es que deberá llegar a Mareo cambiado para la disputa del partido y marcharse una vez terminado, sin poder hacer uso de duchas ni tampoco compartir el vestuario en ningún momento con el resto de sus compañeros. Y en el caso de que el centrocampista avilesino no volviera a la dinámica del primer equipo de inmediato y se entrenara el lunes con el filial, en el momento en el que David Gallego volviera a reclamarle para subir al primer equipo, el jugador deberá someterse a una nueva PCR, independiente a las diferentes pruebas marcadas dentro del protocolo sanitario al que está acogido el Sporting. En este sentido, el primer equipo rojiblanco se somete a al menos dos pruebas de covid-19 durante la semana.

La Liga, ante el inicio esta semana de la Segunda B, añadió durante los últimos días matices a un proceso que abre la opción de que Samuel Baños vea reforzado su Sporting B en las horas previas a su regreso a la competición de bronce. Sin embargo, el técnico debe tener en cuenta que en muchos de los casos verá muy limitada la oportunidad de trabajar con ellos durante los entrenamientos y también buscar nuevas vías para la charla previa a un encuentro, ya que el paso por vestuarios, habitual escenario para este cometido, tampoco está permitido.

Todo esto llega en un año en el que el Sporting ha exprimido al máximo la presencia de jugadores del filial en su día a día. El club gijonés tiene inscritos 18 futbolistas en el primer equipo, siendo uno de ellos Neftali, jugador que no entra en los planes del cuerpo técnico y que tras cinco jornadas todavía no ha figurado en ninguna de las convocatorias de David Gallego.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats