Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pulso municipal por el uso de las pistas

El patio del Colegio Elisburu ha sido testigo durante años del crecimiento del Xeitosa y del paso de generaciones de gijoneses que encontraron en sus aulas, y también en el fútbol, un gran vehículo para formarse. Así ha sido hasta que la aparición del covid-19 obligó primero a la cancelación

"Hemos contado con la ayuda del Montevil y el Arenal para poder tener instalaciones donde entrenarnos mientras todo esto se soluciona", explica Brito, que ya ha enviado escritos al Ayuntamiento de Gijón y al Patronato Deportivo Municipal para llegar a un consenso que, de momento, sigue sin concretarse. "El concejal de Deportes nos ha transmitido calma. Ha hablado con los directores de todos los colegios y por ahora no todos están a favor de que podamos volver a usar las instalaciones como antes", lamenta antes de exponer la problemática que supone.

"Teniendo en cuenta que lo primero y más importante es la salud de los niños, aquí hay dos soluciones: o se da la temporada por perdida, o se pone a disposición de la comunidad deportiva el uso de las pistas cerradas. Para ello hay artículos tanto de la Constitución como de la Ley del Deporte que dan competencia para ello", detalla. Más allá de términos legislativos, Brito pide "un mayor esfuerzo para que las administraciones estén más coordinadas" e invita a una reflexión práctica de lo que, a su juicio, están sufriendo los pequeños. "Las pistas que estamos usando ahora no están techadas, como sí sucede en las de los centros escolares, lo que con la climatología que tenemos en nuestra región y la imposibilidad de que los niños puedan usar vestuarios por protocolo añade que el riesgo de catarros sea mayor. ¿Queremos por cosas como esta sobrecargar más ambulatorios o centros hospitalarios?", se pregunta.

El alma del Xeitosa disfruta de la nueva generación llegada al Sporting mientras medita el retiro y enumera con entusiasmo y de memoria procedencia, años en sus equipos y características de los cuatro representantes de su equipo en el conjunto rojiblanco. "Los clubes tienen que darse cuenta que desde que se quitó el derecho de retención hay que aprovechar cuanto antes el talento joven que tienen, porque en poco tiempo se lo van a quitar otros más grandes. No puede ser fichar tanto veterano y los demás esperando. Al final te quedas sin unos y sin otros", dice antes de entrar a valorar a sus pupilos.

"Pelayo llegó de La Asunción y estuvo tres años con nosotros. Buen jugador técnicamente, rápido en el movimiento al corte. No tiene un gran sprint, pero es muy completo. Va bien de cabeza y utiliza las dos piernas. Tiene base para seguir mejorando", detalla Brito. "Pablo García también empezó en La Asunción y estuvo con nosotros dos años. Es rápido, con mucha potencia y agresivo en el sentido de pelear todos los balones. Puede ser un perfil similar al de Jordi Alba, guardando las distancias, o del estilo que fue en su día Cundi", concreta. "Guille vino del Llano 2000 y estuvo un año en el Xeitosa. Es el más técnico de los cuatro. Sale bien con el balón, siempre pegado al pie. Es un futbolista de mucho futuro. Podría incluso jugar en una posición más adelantada pegado a la banda", dice del último en debutar. "Borja López estuvo cuatro años con nosotros, aunque también se inició en el Llano 2000. Se fue al Mónaco en plena formación y ahora está en una edad ideal para rendir. Sus cualidades son enormes, veloz y va de maravilla de cabeza. Le están dando confianza. Dará su mejor nivel", detalla.

Brito se mantiene al frente de un Xeitosa que, entre prebenjamines y benjamines, las dos categorías en las que cuenta con equipos, dirige a un total de medio centenar de niños. "Necesitamos que el fútbol base siga estando muy presente porque hay mucha gente que dedica su tiempo y dinero en aportar su granito de arena para que estos chavales disfruten y se formen en el fútbol y si no se nos ayuda, toda esa gente cogerá la mochila y se irá para casa", recuerda el gijonés. Y no lo digo por el Xeitosa, lo digo por todos", añade. A sus 67 años apunta que empieza a pensar ya "en pasar más tiempo con la familia y recortárselo al fútbol". Lo dice un hombre que acaba de someterse a una operación de vista y a primera hora de la tarde ya está a pie de pista siguiendo el entrenamiento del benjamín A. "Este año hay buen equipo", justifica Brito, tan inagotable como su Xeitosa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats