Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alonso Miluca: ““Mi mayor satisfacción en los trece años en el club fue ser capitán en el ascenso del 70”

“Cuando Pocholo no podía jugar al equipo le entraba un poco de psicosis”, afirma

Alonso Miluca, con recuerdos de su paso por el Sporting

Alonso Miluca, con recuerdos de su paso por el Sporting Juan Plaza

“La mayor alegría fue el día que fiché por el Sporting y la mayor satisfacción, ser el capitán del equipo en el ascenso de la 69-70”. Miguel Ángel Alonso Muñiz, Miluca (Gijón, 22-10-1942) vistió durante trece años la camiseta rojiblanca, siendo uno de los exponentes del fútbol local. En la campaña en la que la quinta del colegio La Asunción ha ampliado a siete los representantes gijoneses en la primera plantilla, Miluca tiene un mensaje contundente: “Este Sporting tiene que creérselo. Están ahí por merecimientos propios pero ojo, con los pies bien amarraos al suelo”.

“Me enteré que me quería el Sporting jugando en la playa. Ángel Rey, que tenía un restaurante en La Providencia y me conocía del barrio –entrenaba al Gijonés en el campo de Vistalegre–, les habló de mí. Pasé por secretaría y en un cuarto de hora me arreglé con Evaristo Lázaro, secretario general”, resume Miluca, quien antes había pasado por La Laboral y el Atlantic. Jugó un año cedido en el Camocha, con el que subió a Tercera, y volvió para disputar dos promociones de ascenso a Primera y el merecido ascenso con un equipo “que ganaba donde iba y además jugaba bien”.

“Desde que empecé a jugar al fútbol, para mí era una obsesión llegar al Sporting”, apunta Alonso, que tras su extensa trayectoria a orillas de El Molinón apuró su carrera en el Almería, Langreo, Avilés –con el que vivió su tercer ascenso, a Tercera– y el Bañugues. “‘El Presi’ fue el primero en ponerme de central. ¡Yo empecé de portero, pero me aburrí”, comenta con gracia en su residencia gijonesa en el barrio de Viesques quien formó parte de una generación de grandes futbolistas criados en El Llano como Montes, Biempica o una de sus grandes debilidades ya en el Sporting. “Cuando Pocholo no podía jugar al equipo le entraba un poco de psicosis”, reconoce.

Alonso disfruta de la jubilación cuidando a los nietos y entre visitas a la finca que posee en el Infanzón. “Antes tenía huerta, ahora ya no estamos para tantos trotes”, bromea a unos envidiables 78 años, solo al alcance de portentos físicos como fue durante toda su carrera. “Puedo decir que era un fenómeno, pero la realidad es que fui un futbolista normal que trataba de hacerlo lo mejor que podía”, advierte. No olvida duelos intensos como los vividos con dos delanteros como Idígoras, del Espanyol, y Abel, exjugador del Celta y el Racing. “Daban bastante madera y yo no soy de ir a la guerra, pero si la piden, pues me meto en ello”, sentencia con gracia.

“Cuando Pocholo no podía jugar, al equipo le entraba un poco de psicosis”, afirma el gijonés

“Me prestó mucho el haber sido elegido premio Molinón de plata en su primera edición, en la temporada 1965-66”, comenta a renglón seguido Alonso, quien a su retirada trabajó en la administración de Justicia como agente judicial, además de ocuparse de la gestión de un kiosco. Su mirada al pasado le invita a volver a reafirmar su ánimo para el presente rojiblanco. “A los chavales hay que decirles lo que le decía yo a Herrerín en aquella temporada del ascenso: ‘Vamos a subir, estamos tendiendo la suerte del ganador, vamos pa’ arriba, Herrerín’. Y mire, se consiguió”, concluye Alonso.

La Escuela de Fútbol de Mareo, una de las ramas formativas del Sporting, devolverá la matrícula a sus alumnos ante el parón competitivo. El club ofrece esta posibilidad debido a que la actividad está suspendida y así seguirá al menos hasta enero, cuando se volverá a estudiar la situación.

El Sporting regresa esta mañana a los entrenamientos en Mareo tras disfrutar de tres días de descanso. El equipo se ejercitará a partir de las 11.15 horas pendiente del estado de Marc Valiente y Cristian Salvador, los dos únicos futbolistas que continúan en la enfermería. El lunes llega el Rayo.

Leo Ulloa, delantero del Rayo Vallecano, está a la espera de someterse a pruebas para saber si estará disponible ante el Sporting. El delantero argentino fue baja de última hora ante el Almería por problemas musculares. En situación similar está Álvaro García. El equipo se entrena hoy tras una jornada de descanso.

José Alberto López presentó ayer en Miranda de Ebro “El triunfo de un peleón del fútbol”, el libro que escribió durante el confinamiento para relatar cómo fueron sus inicios hasta cumplir el sueño de debutar como entrenador del Sporting. “No es un libro de táctica, es una historia de lo que me fui encontrando en el camino del fútbol”, explicó el exentrenador rojiblanco, quien se inspiró en el titular de un reportaje de LA NUEVA ESPAÑA para poner nombre a esta obra editada por Samarcanda. “Es un libro con el que muchos entrenadores de fútbol base pueden sentirse identificados. Les animo a perseguir sus sueños”, añadió. El libro se puede adquirir en libros.cc, Amazon, la web de la Casa del Libro, El Corte Inglés y Fnac y también en formato digital. Los fondos recaudados con los libros que se vendan se destinarán a una ONG.

Compartir el artículo

stats