Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la sombra de El Molinón

De jugar en el Sporting a regentar un kiosco: Joaquín Villa recuerda su pasado

“El equipo va por buen camino”, dice el extremo llegado del Ensidesa que vivió el inicio del Superdépor y ahora es kiosquero

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

“Jugar en el Sporting era lo máximo, todo a lo que aspiraba un niño que le gustaba el fútbol”. Joaquín Villa García (Gijón, 4-6-1961) regresa durante unos segundos a su infancia en La Camocha, donde se inició el sueño cumplido un 16 de octubre de 1983 ante el Atlético de

Hay quien sitúa su nacimiento en Mieres, algo que Villa atribuye a que “una colección de cromos lo puso en su día por error. Nací en Gijón, en el Hospital de Jove. Tengo de Mieres lo mismo que uno de Nueva York”. Hijo de minero de La Camocha, de quien heredó nombre además de apellido, forjó su carácter en la barriada situada a pocos metros del pozo, orígenes de los que se siente orgulloso y donde se le creó una peña sportinguista en su nombre en el bar “El Roble”.

“El Camocha no tenía equipo infantil cuando yo era crío y mi primer club fue el Racing de Granda. De ahí pasé al Ceares y después al Veriña, donde estuve un año de infantil y dos de juvenil. Fue la época que más disfruté del fútbol. En Liga Nacional viví mis primeros viajes, a Salamanca, Galicia o Valladolid. Aquella sensación de vestuario fue inolvidable”, recuerda.

El Veriña se había convertido en filial del Ensidesa, quien pronto apostó por Villa, veloz extremo izquierdo. Tras tres temporadas, la última de ellas con un pie en Gijón y otro en Irún, donde cumplió el servicio militar, el Sporting le fichó “en un pack. Fuimos para allá Estaban, Vallina y yo”. El año 1983 quedó grabado para siempre en su memoria por aquel estreno en Liga con el primer equipo que él intuyó. “Esa semana habíamos jugado Copa del Rey y ya tuve minutos. Había runrún en la prensa de que jugaría ante el Atlético. Y así fue. Además me salió un buen partido”, detalla. Tras un paréntesis en la campaña 1985-86, en la que se fue cedido al Sabadell, Villa se asentó en el equipo siendo un habitual en el once hasta el año de su salida, 1990.

Villa sacó el título nacional de entrenador y dirigió a diferentes equipos de la región como La Braña

decoration

“Mi jugador top era Ferrero. Cuando él llegó al Sporting yo tendría quince años y verle era una maravilla. También me gustaban mucho Churruca, Megido y Quini, delanteros como yo”, apunta quien tras salir del Sporting vivió los orígenes del Superdépor. “Me hubiera gustado hacer toda mi carrera en el Sporting, pero visto con perspectiva gané en vivir nuevas experiencias. En La Coruña estuve tres años en los que ascendimos a Primera, logramos la permanencia y a la siguiente campaña nos metimos en UEFA. A partir de ahí, historia”, dice sobre la época dorada del club coruñés. Villa vivía el final de su carrera y se fue al Castellón por una llamada del exrojiblanco Ciriaco Cano, quien se acaba de hacer con el banquillo. “Al poco me lesioné de la rodilla, rotura del ligamento cruzado. No me recuperé bien y aquello me obligó a retirarme. Tenía 33 años. Fue una pena enorme”, explica.

Joaquín Villa en su kiosco Juan Plaza

Villa sacó el título nacional de entrenador y dirigió a diferentes equipos de la región como La Braña -donde lideró un ascenso a División de Honor-, Llanera, Navia, Camocha, Llano 2000 y al juvenil del Sporting. Padre de Sandra y Cristina, a diario se le puede encontrar junto a su mujer Carmen tras el mostrador de su kiosko en la calle Dindurra. “Lo que más me sorprende para bien del equipo esta temporada es la intensidad, el orden y el equilibrio. No debemos exigir el ascenso. El equipo estará bien situado, pero hay que esperar a los últimos diez partidos. Habrá momentos malos, pero se compite siempre. En Las Palmas se perdió pero de momento, con calma”, concluye Villa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats