Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El regreso imposible de José Manuel Colmenero al Sporting: así se frustró su vuelta

"Pude volver cedido, pero Lendoiro pidió 300.000 euros", dice el exjugador rojiblanco en la década de los noventa

José Manuel

José Manuel

En un escenario muy especial, y sustituyendo al espejo en el que se miraban los canteranos, le llegó su debut. Fue García Remón el que faltando diez minutos para el final del partido de la jornada 32.ª, en el que el Sporting visitaba al Real Madrid, le dio entrada en

Fue uno de esos muchos jóvenes que José Fernández “El Negro” reclutó para Mareo. Lo hizo tras formarse en pista en El Llano 2000. “Vivía en Veriña y vino allí a ficharme, ni lo dudé”, cuenta. “Me fijaba en lo más cercano, en seguir los pasos de Luis Enrique, Manjarín o Juanele, que jugaban en mi posición, y que también se abrieron camino desde abajo”, resalta. 

Tuvo una breve cesión en el Ribadesella, hasta que debutó en la temporada 1993-1994. Después estuvo dos años con poca participación. Hasta que salió cedido al Mallorca en la 96-97. “Subimos a Primera y ese reto de irme fuera me sirvió para crecer. Tenía ofertas de otros equipos de Primera, pero con el Sporting tenía aún contrato y no me lo pensé, quería seguir en Gijón”, descubre Colmenero. 

“Subimos a Primera y ese reto de irme fuera me sirvió para crecer", reconoce

decoration

Pero al equipo no le fue muy bien en lo deportivo, pese a que tuvo bastante participación entre 1997 y 1999, con un descenso y un año para olvidar en la primera toma de contacto en Segunda. Y entonces apareció el Deportivo de la Coruña. “También me quiso el Celta, pero el Deportivo era un equipo impresionante, sabía que iba a ser difícil jugar, pero fue una gran opción para mí, con un contrato de seis años, y un beneficio por el traspaso de 475 millones de pesetas (2,77 millones de euros)”, señala. 

José Manuel Colmenero, que jugó como lateral y extremo derecho, formó parte de aquellos macroplantillas de Lendoiro en el Deportivo, con más de 30 jugadores cada verano, con pocos minutos y con cesiones continuas. Recaló en el Numancia, Polidepotivo Ejido, Hannover 96 y Elche. “En mi tercera temporada allí pude volver al Sporting cedido, pero Lendoiro obligaba a los clubes a pagar 50 millones de pesetas (300.000 euros) y unas cláusulas de devolución por objetivos de ese dinero, y no salió adelante”, explica el jugador, que aún continuó su etapa futbolística en varios equipos, hasta que hace una década se retiró en el Marino de Luanco por una lesión en el astrágalo. 

Del fútbol nunca se desvinculó, primero colaborando en una agencia de representación de futbolistas, y sacando el título para probar alguna experiencia, como con el exoviedista Manel, con el que coincidió en La Coruña, en los juveniles del Avilés. Y sigue al Sporting. “Estoy ilusionado, pero soy prudente, aún queda mucha Liga, pero me gusta la propuesta actual, de tirar de gente de la cantera y otros experimentados en la categoría”, resalta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats