DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Clemente: “Me dolió que el Sporting tuviese mi sustituto a dos meses del fin de Liga”

El exentrenador de los rojiblancos y el Espanyol: “Con una plantilla corta se puede aguantar arriba perfectamente, los jóvenes que hay ahora son los que aguantan el cúmulo de partidos”

Arriba, Javier Clemente junto a un escudo del Sporting. A la derecha, con Daniel Sánchez Llibre, en su paso por el Espanyol. | Lne

Arriba, Javier Clemente junto a un escudo del Sporting. A la derecha, con Daniel Sánchez Llibre, en su paso por el Espanyol. | Lne

Con el Espanyol rozó el título de la Copa de la UEFA, pero en una trágica final, tras un 3-0 en casa, los periquitos acabaron perdiéndola a domicilio ante el Bayer Leverkusen. Pero al menos le quedó la satisfacción de salvar después al conjunto catalán en dos situaciones difíciles. Algo que no pudo lograr con el Sporting en 2012, y que aún le queda como espina a Javier Clemente. “Tenía esa ilusión de salvar al Sporting, pero aunque el equipo trabajó y lo peleó mucho, hubo algún mal ambiente, y se nos puso muy complicado”, explica Javier Clemente, en conversación con LA NUEVA ESPAÑA. “Me dolió que el Sporting, por medio de su director deportivo, tuviese mi sustituto ya cerrado, que era el entrenador del filial, a casi dos meses para el final de la Liga. Porque le tenía mucho cariño al Sporting, por ser un histórico y también por Vega-Arango, sino me hubiera ido ya en aquel momento. No se obró bien conmigo”, desvela el preparador vasco.

Espanyol y Sporting, dos de los equipos de Clemente en su diltada trayectoria –también estuvo en el Athletic, Atlético de Madrid, Betis, Real Sociedad, Tenerife o Valladolid– se miden mañana en Cornellá (16.00 horas). “Son dos equipos con el mismo objetivo, el de ascender, y para conseguirlo lo importante es estar metidos arriba como lo están ambos ahora desde el principio. El Espanyol ha mantenido la plantilla del año pasado, y el Sporting tiene el hándicap de que ya lleva varios años en Segunda y cada vez lo tiene más complicado. Pero es uno de los partidos más bonitos de ver ahora mismo en la categoría”, comenta Javier Clemente.

La pandemia provoca que en su casa se disfrute de más fútbol que nunca. Cuando tiene tiempo abre un hueco para ver a sus antiguos equipos, entre ellos el Sporting, y aunque no lo puede seguir en profundidad, sí que traslada una opinión sobre la clave para que el conjunto de Gallego pueda mantenerse en la zona alta de la categoría, pese a contar con una plantilla corta. “Hay que manejar muy bien la cantera, que los chavales jóvenes se hagan maduros muy pronto, y que tengan oficio. Con una plantilla corta el Sporting puede aguantar arriba perfectamente; los jóvenes, como los que hay ahora, son los que aguantan el cúmulo de partidos”, resalta Clemente. “Pero hay que tener un sentido exquisito del tema de la preparación del equipo, hay que ser perro viejo, medirlo todo, y apoyarse en los servicios médicos”, subraya.

En su etapa en el banquillo en Gijón apostó por varios jóvenes del filial, como Gálvez, Moisés, Pedro Orfila o Álex Menéndez. “El problema en mi temporada en el Sporting era que había un equipo con muchísimas dificultades deportivas, se esforzaban muchísimo, pero no podía, por eso aposté en aquel momento por sacar gente de la cantera”, rememora antes de añadir sobre aquella temporada: “Siempre he sido firme defensor de la cantera. Y faltando dos meses, con esos jóvenes, aún teníamos opciones reales de salvarnos, pero perdimos en casa con el Zaragoza y el Mallorca. Sin esos resultados negativos hubiéramos seguido en Primera”.

Su modelo de cantera

Su continuidad en el club quedó truncada con el descenso, pese a que le hubiera gustado prolongar su experiencia: “Propuse a Fernández en su día seguir, quedarme al frente de un proyecto de cantera, y con Abelardo como entrenador, pero su hijo entró en ese momento en el club y no lo consideró”. Y ahí añade su satisfacción porque el Sporting ahora recupere su apuesta por la cantera. “En Asturias hay muy buena cantera de fútbol, con un fútbol aguerrido y bravo, y hay que aprovecharlo. Mareo es algo muy valioso”, incide, antes de lamentar también la urgencia económica que obliga a desprenderse de jóvenes talentos: “Es la pescadilla que muerde la cola. Si por necesidad de dinero vendes algún canterano que vale, debilitas el equipo. Si se debe dinero y no queda otro remedio, pierdes esa continuidad necesaria”.

Compartir el artículo

stats