Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día 3 de la crisis del covid en el Sporting: temor en el club a la aparición de más positivos

Los nueve casos entre los jugadores, seis profesionales y tres del filial, complican aún más la celebración del partido del lunes en Lugo

Un operario, durante las tareas de desinfección en Mareo, el lunes. | Juan Plaza

Un operario, durante las tareas de desinfección en Mareo, el lunes. | Juan Plaza

Los próximos partidos del Sporting (el lunes 4 en Lugo y el jueves 7 en Amorebieta) están en el aire tras conocerse ayer los resultados de los test PCR a los integrantes de la primera plantilla. Los diez positivos (seis jugadores con ficha profesional, tres del filial y un integrante del staff) agravan una situación que ya se intuía peligrosa tras los ocho conocidos el domingo en la prueba de antígenos.

El Sporting sigue teniendo jugadores suficientes, según marca la reglamentación (13 en la convocatoria y 5 con ficha del primer equipo en el campo), pero con el temor a la aparición de nuevos casos. De momento, hoy se anuncia el primer entrenamiento en grupo desde las vacaciones.

Antes de conocer el resultado de los PCR, y siguiendo las indicaciones de la Liga de Fútbol Profesional, el Sporting ya había decidido que los jugadores realizasen una sesión preparatoria en sus casas, en vez del entrenamiento colectivo previsto en Mareo tras la semana de descanso. El club justificó la medida “como parte del contexto preventivo en el que se encuentra en estos momentos.

Cada jugador ha recibido unas directrices para poder llevar a cabo este trabajo físico, a la espera de que se concreten los siguientes horarios y escenarios para los entrenamientos”.

Tres horas después llegaba el comunicado oficial, en el que se daba cuenta de los diez positivos entre los integrantes de la primera plantilla. “Dichos casos positivos han sido aislados conforme establece el protocolo de la Liga, y tendrán el continuo y constante seguimiento médico sanitario que requieren”, añadía la nota.

La sesión de hoy en Mareo será en grupos y en varios horarios, sin acceso de cámaras

decoration

Teniendo en cuenta que la ley obliga a preservar la identidad de los afectados, desde ese momento todas las miradas se dirigen a David Gallego, que tendrá que afrontar una situación complicada, ya que cuenta con 18 jugadores con ficha del primer equipo, de los que ahora solo le quedan 12 sin covid para los próximos partidos.

Aunque al Sporting le interesaría desde ya un aplazamiento del partido del Anxo Carro, el club evitó anunciar ningún tipo de medida. El plan de la entidad rojiblanca es acogerse a los protocolos definidos por la Liga con el objetivo de procurar reducir el riesgo de contagio para el grupo. “Lo importante hoy, para todos, es la protección de la salud”, insistían ayer desde varios frentes de la entidad.

Pero lo que en el club no se esconde es el temor, nada infundado, a que durante la semana se detecten más positivos en la plantilla. Como ya ocurría antes de este incidente, los jugadores que no tienen que guardar cuarentena pasan diariamente por Mareo para realizar test de antígenos. El día clave para conocer si el Sporting reinicia la Liga en Lugo será el sábado, cuando habrá una nueva sesión de test PCR, 48 horas antes del siguiente partido, como establece el protocolo. Tres positivos en ese control supondría el aplazamiento automático del Lugo-Sporting.

A pesar del malestar existente, el club afirma que lo importante “es la salud”

decoration

El anuncio, a última hora de la tarde, de un entrenamiento de la plantilla en la mañana de hoy en Mareo abrió un rayo de esperanza porque da a entender que no hubo más positivos en los test de antígenos realizados en la tarde de ayer en Mareo, y que ningún jugador que haya dado negativo tendrá que guardar cuarentena por considerarse contacto estrecho de los infectados. Los jugadores han sido convocados en diferentes horarios durante la mañana, lo que supone que se dividirán en grupos.

El Sporting advierte que no permitirá el acceso de cámaras, entre otras cosas por su interés de preservar el anonimato de los afectados.

Tras aclararse la situación del Cádiz, que en principio presentaba varios positivos, el Sporting es el equipo de la Liga de Fútbol Profesional con más infectados tras las vacaciones navideñas. La preocupación y el malestar es evidente entre los dirigentes del club, que tal como exige la Liga están investigando las circunstancias en las que se han producido los contagios. Por un lado, hay constancia de la presencia de algunos jugadores en eventos sociales, con más de las seis personas que permitían las normas sanitarias.

Los test PCR del sábado serán definitivos: si hay tres nuevos casos no se jugará el partido

decoration

Otro posible foco de contagio estaría, según informó ayer la Cadena Cope, a partir de uno de los auxiliares de la plantilla (fisioterapeuta o recuperador) que tuvo contacto durante la semana pasada con los futbolistas que acudieron a Mareo de manera voluntaria. Ante la posibilidad de que el club abriese expediente por algún comportamiento irregular, o se plantease tomar algún tipo de medida disciplinaria, el portavoz del consejo, Fernando Losada, se limitó a señalar a LA NUEVA ESPAÑA: “No comentamos rumores”.

Además, según Luis Nogueiro, abogado especializado en Derecho deportivo, el Sporting o cualquier club tendría muy complicado tomar medidas disciplinarias con los jugadores, salvo que contase con pruebas fehacientes de que su comportamiento fuera de la disciplina suponga un perjuicio para la entidad, como puede ser en este caso. Nogueiro señala que la legislación es especialmente garantista con los trabajadores, y en este caso los deportistas, cuando se trata de aspectos relacionados con su salud.

Y en este sentido recuerda que Bale consiguió que el Madrid no especificase en sus partes médicos las causas de sus habituales ausencias por lesión.

Del “caso Fuenla” al lío con el Granada

La situación del Sporting recuerda a lo que ocurrió con el Fuenlabrada la pasada temporada de Segunda División, o en la actual con el Granada. La diferencia es que, en el caso del Deportivo-Fuenlabrada, los positivos del club madrileño se detectaron a escasas horas del partido de La Coruña, que fue aplazado, mientras que el Granada se vio obligado a jugar en San Sebastián con solo siete profesionales. El “caso Fuenlabrada” hizo saltar por los aires el dispositivo de la LFP para reanudar la competición tras el confinamiento. Tras varios meses con casos aislados, que no afectaron al desarrollo de la Primera y la Segunda División, los doce positivos en la plantilla del Fuenla obligaron a aplazar el partido de Riazor, contraviniendo la norma de disputar las dos últimas jornadas en el mismo horario. En el Granada se dio una situación más parecida a la del Sporting. Un contagio masivo en el vestuario dejó al equipo andaluz con solo siete jugadores para el partido del 8 de noviembre en San Sebastián. La Liga rechazó la petición de aplazamiento, pese a que el Granada alegó que tres de los “sanos” (Jorge Molina, Soldado y Kenedy) arrastraban problemas físicos. El entrenador, Diego Martínez, los alineó inicialmente ante la Real, aunque los tuvo que sustituir en los últimos minutos, a sabiendas de que incurría en alineación indebida, cuando ya perdía por 2-0.

Compartir el artículo

stats