Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El regreso al trabajo del Sporting: una veintena de jugadores separados en grupos, con refuerzo del filial y de "pretemporada"

Cinco jugadores del conjunto que milita en Segunda B se pusieron a las órdenes de Gallego

Vuelta al trabajo del Sporting

Vuelta al trabajo del Sporting

Sin cámaras y desde la distancia, el Sporting regresó esta mañana a los entrenamientos en Mareo. Los rojiblancos se han visto sacudidos por un brote de coronavirus que ha dejado a seis jugadores del primer equipo, tres del filial y un miembro del staff técnico infectados por covid-19. Si ayer el trabajo fue domiciliario, es decir, cada jugador trabajando aspectos físicos desde su casa, esta mañana los integrantes de la primera plantilla del Sporting y muchos del filial regresaron a los entrenamientos presenciales. Fue en una sesión atípica, con bajas entre lesiones y aquellos que no han podido ejercitarse por el virus. Muchos de los futbolistas pasaron por Mareo, algunos para trabajar, y otros para seguir haciéndose pruebas. Las novedades llegaron desde el filial. Hasta cinco jugadores del "B" subieron con el primer equipo. Fueron Lucas Suárez, Javier Izquierdo, Mateo Arellano, Pelayo Morilla y César García.

Algunos de los jugadores del primer equipo que se ejercitaron fueron Babín, Álvaro Vázquez, Aitor García, Borja López, Neftali, Saúl García, Marc Valiente, Carmona y Javi Fuego, entre otros. El club no permitió el acceso de cámaras y tampoco detalló qué futbolistas estuvieron en Mareo para vestirse de corto y a las órdenes de David Gallego de los que estaban en las instalaciones rojiblancas por motivos diferentes.

La sesión fue atípica, similar a los entrenamientos tras el desconfinamiento. Los jugadores se ejercitaron en grupos separados y sin contacto entre ellos, por lo que David Gallego apenas pudo hacer probaturas de la estrategia que implementará en el Anxo Carro contra el Lugo.

Las pruebas para determinar cómo evoluciona el brote de coronavirus en el Sporting prosiguieron esta mañana. Varios jugadores acudieron a Mareo no para vestirse de corto sino para someterse a más pruebas. Ayer, lo hicieron igualmente ya que es el protocolo que marca la Liga. Será el sábado cuando una nueva ronda de pruebas pcr determine en qué estado se encuentra la infección. Si el número de contagios ascendiera a tres jugadores del primer equipo, el duelo quedaría automáticamente suspendido. Hay que recordar que el protocolo del organismo que preside Javier Tebas es estricto y aunque en condiciones normales hay que tener menos de siete hombres para aplazar un encuentro, si se trata por causas relacionadas con el virus con contar con cinco jugadores profesionales basta y sobra para jugar.

Compartir el artículo

stats