Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El brote de covid en el Sporting afecta a 130 personas e investigan su relación con la cepa que mutó en Londres

La crisis sanitaria rojiblanca suma más de treinta infectados, cien contactos estrechos | Entre los sanitarios extraña la escasa información que aportan algunos involucrados

Un operario procede a desinfectar Mareo esta semana. | Juan Plaza

El brote de coronavirus en el que están inmersos un mínimo de nueve futbolistas del Sporting (seis del primer equipo y tres del filial) y un auxiliar vinculado al equipo que encabeza el técnico David Gallego acumula ya más de una treintena de infectados y cerca de un centenar de contactos estrechos. De esta forma, serían más de 130 personas las que ya se han visto afectados por el brote de coronavirus que ha golpeado al club gijonés.

Según ha podido saber LA NUEVA ESPAÑA, la mayor parte de los implicados son hombres y mujeres jóvenes: los propios futbolistas y amigos y amigas con los que mantuvieron encuentros en los días de vacaciones que tuvieron durante la Navidad tras cerrar el año futbolístico ante el Leganés en El Molinón (1-1).

Y los espacios donde se han producido los contagios fueron algunos domicilios particulares y establecimientos hosteleros de Gijón, Avilés, Luanco o Piedras Blancas, donde los afectados realizaron celebraciones.

En el contexto epidemiológico actual de Asturias, con un ritmo de entre 70 y 150 casos de covid diarios, el brote del Sporting presenta unas dimensiones preocupantes. Ayer se contabilizaron en el Principado 5 muertos, 107 nuevos contagios y 8 hospitalizaciones.

Además, en el estamento sanitario causa extrañeza la dificultad para determinar el conjunto de afectados por la escasez de información que aportan algunos de los involucrados. Por eso no se descarta que el número de contagiados y de contactos estrechos pueda aumentar con el paso de las horas.

Ya durante la semana, y como informó este periódico, hubo familiares de jugadores del Sporting que tuvieron que solicitar la baja en su trabajo tras dar positivo o ser contacto estrecho de uno de los infectados.

Sin embargo, el elemento más preocupante es la posible conexión –está en estudio y aún no confirmada– de lo sucedido en el Sporting con el brote de cuatro casos de Avilés, en dos de los cuales se ha identificado la cepa británica del coronavirus. Esta posibilidad genera una particular inquietud por la alta contagiosidad de la citada variante del covid, en la que no está acreditada, por el momento, una mayor gravedad de las infecciones que produce.

7

Así está Mareo tras el brote de covid Juan Plaza

La posibilidad de que el brote del Sporting tenga relación con la cepa británica del covid añade otro elemento más de gravedad a una situación que ya transciende lo estrictamente deportivo para convertirse en una alerta sanitaria de primer nivel en el Principado y en el mundo del fútbol.

Mientras, y ya en el sexto día de la crisis rojiblanca por el brote de coronavirus, tanto los jugadores como el club rojiblanco que preside Javier Fernández mantienen la ley del silencio sobre quiénes son los jugadores afectados.

El club no puede dar los nombres debido a que incumpliría la ley de Protección de Datos. Así que además de haber blindado los entrenamientos, donde se prohíbe la entrada a cámaras y a cualquier persona ajena a la entidad, el club ha dado consignas claras, incluso a trabajadores muy cualificados del club, para que eviten realizar comentarios sobre lo que ha ocurrido.

Al mismo tiempo se ha generado una cantidad inmensa de rumores que ha elevado con el paso de las horas el estado de nervios y tensión que hay en el club. Por ejemplo, algunos jugadores han requerido a sus abogados que soliciten la retirada de comentarios que consideraban ofensivos de un foro vinculado a una publicación de información rojiblanca.

Sin olvidar el enfado existente en el consejo por la situación que se ha generado, sobre todo por la posibilidad que cada vez toma más fuerza de que los contagios se hayan producido por el descuido de algún miembro de la plantilla.

Y es que la dimensión de lo que está ocurriendo tiene varias vertientes además de la sanitaria y la lógica preocupación que genera entre los que han dado positivo o han sido contactos estrechos. Por un lado, está la vertiente deportiva. El Sporting llegará muy mermado al partido que el lunes los rojiblancos tienen que disputar en el Anxo Carro (21 horas) ante el Lugo. De momento, no se dan las circunstancias para que el Sporting se pueda acoger al protocolo de la Liga.

Los rojiblancos cumplen con el mínimo exigido en este tipo de casos para jugar: cinco fichas profesionales en el campo y una convocatoria con trece futbolistas. De todas formas, la plantilla rojiblanca acudirá esta mañana a Mareo para someterse a otra tanda de pruebas PCR. Si surgen otros tres positivos, el partido ante el Lugo será aplazado.

Por otro lado, se encuentra la vertiente institucional. La Liga se juega mucho en envites de este tipo y por eso puede sancionar al Sporting si se demuestra que el brote se produjo por no cumplir el protocolo.

De ahí, la investigación que llevan a cabo el club y la patronal que preside Javier Tebas. Esta crisis sanitaria, además, supone el primer asunto complejo que atañe al Sporting y a la Liga desde que Javier Fernández se convirtió en vicepresidente del organismo el pasado 8 de octubre.

Hasta ahora, y que haya transcendido, la crisis sanitaria con más contagiados vinculada al mundo del fútbol español fue la del Fuenlabrada, con doce miembros de la plantilla madrileña afectados.

Aquel episodio, que llegó en la última jornada de la pasada Liga regular de Segunda, estuvo a punto de provocar un cisma en el balompié español debido a que el Deportivo, rival del Fuenlabrada en el partido que fue suspendido, se sintió perjudicado en su infructuosa lucha por eludir el descenso y planteó una lucha en todos los frentes: deportivo, judicial y político.

Compartir el artículo

stats