La crisis del covid del Sporting, que como avanzó en exclusiva hoy LA NUEVA ESPAÑA afecta a más de 130 personas, no para y ya va por diversos frentes: sanitario, deportivo e institucional. En el club rojiblanco se impone la ley del silencio mientras la plantilla pasó esta mañana en Mareo los preceptivos tests del tipo PCR de la Liga.

Mientras, el Principado ha tomado cartas en el asunto y hoy se ha puesto en contacto con el club rojiblanco para solicitarles que pasen otro test en el autocovid de la Escuela de Marina. El llamamiento también incluye a empleados. Mucho ya han ido al citado punto para someterse a la prueba.

Mientras la crisis se agrava por el número de positivos y el temor a que sean todavía más, la mayoría de instituciones implicadas además del club guardan un prudente silencio sobre la delicada situación. Consultado por este periódico, el servicio de Salud del Principado de Asturias declinó valorar de momento el brote del Sporting. Al igual que Adrián Barbón, presidente del Principado. La Liga, consultada por LA NUEVA ESPAÑA, tampoco ha dado valoración alguna,