Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las rebajas de enero no le sientan bien al Sporting: el poco rendimiento de los fichajes en los mercaos de invierno

El Sporting ha sacado poco rendimiento de los llegados en la ventana invernal

Traoré.

Traoré. j. j.

El Sporting vuelve a asomarse al mercado invernal con más expectativas que certezas, a la vista de los precedentes. Pocas veces las incorporaciones en mitad de la temporada han servido para cambiar el rumbo del equipo, aunque algunos jugadores quedaron en la memoria del sportinguismo. Por ejemplo, Hugo Pérez, que ayudó a salvar al equipo del descenso en la temporada 1994-95. O Mate Bilic, que con sus diez goles en los 22 partidos que disputó entre el 6 de enero y el 15 de junio de 2008 contribuyó al ascenso a Primera División diez años después del descenso más sangrante, que incluyó fichajes tan pintorescos como Popovic, Rodrigao, Lekovic y Trotta. La última experiencia, la pasada temporada con Murilo, tampoco dio el resultado esperado.

Las incorporaciones del Sporting en enero durante los últimos 25 años estuvieron condicionadas por la situación económica del club, casi siempre entre mala y peor. Por eso abundan las cesiones o los fichajes a coste cero. Y, en consecuencia, con pobres resultados, como se puede desprender echando un vistazo al cuadro que aparece acompañando a esta información.

El nombre que inaugura la lista escapa a la tendencia, ya que Hugo “Perico” Pérez llegó procedente de uno de los grandes del fútbol argentino, el Independiente, para aportar veteranía y carácter a una plantilla muy joven.

Por eso no le importó debutar en un derbi frente al Oviedo en El Molinón (1-1) a los pocos días de aterrizar en Asturias. Con altibajos, Hugo Pérez contribuyó a la permanencia del Sporting en la temporada 1994-95 y en la siguiente, para marcharse al final de la 96-97.

La larga travesía por la Segunda División (1998-2008) estuvo salpicada por fichajes intrascendentes, justo hasta la providencial vuelta de Bilic, que inició de esa manera su segunda etapa en el club. Durante la pasada década, el mercado invernal ha deparado un poco de todo: desde la llegada del central Bernardo, que se incorporó en enero de 2013 y se quedó para apuntalar el Sporting de los guajes que ascendió en 2014-15, hasta el fantasmagórico paso de Elderson y Traoré, que ahondaron la herida que devolvió al equipo a Segunda en 2017. La última incorporación productiva del mercado invernal fue la que trajo a Gijón a Aitor García, procedente del Rayo Majadahonda, aunque pertenecía al Cádiz, que cobró un millón de euros, según la web Transfermarket.

Compartir el artículo

stats