Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Samuel Baños: “Era el momento de pasar página”

“Nunca me planteé eternizarme en el Sporting”, dice el entrenador sobre su destitución y la salida del club

Samuel Baños. | Juan Plaza

Samuel Baños. | Juan Plaza

Tres semanas después de abandonar el banquillo del Sporting B, Samuel Baños mantiene el discurso de su despedida de Mareo: “Aunque el objetivo de un filial es la formación, yo sabía que sin resultados llegaría el cambio”. A Samuel no le extraña la reacción del equipo desde la llegada de Sergio Sánchez y se alegra del crecimiento de jugadores como Guille Rosas en el primer equipo.

“Si nos ceñimos a los resultados, no me pilló por sorpresa”, dice Samuel sobre el relevo: “Otra cosa son las circunstancias, que fueron difíciles. Me queda el regusto amargo de haber lidiado con muchos problemas durante varias semanas”. Se refiere, sobre todo, a los jugadores que pasaron al primer equipo: “Lo más duro fue el día a día, entrenar con poca gente. Según el protocolo, solo podían bajar para jugar los partidos, por semana ni siquiera podían entrar al vestuario. No tenía la sensación de estar entrenando a un grupo homogéneo”. Samuel tuvo que contar con muchos juveniles: “El salto a Segunda B se nota. Ya nos había pasado la temporada anterior, pero tuvimos más margen. Este año fue todo más apresurado. Encima, el covid hubo semanas que nos tocó de refilón. Y cuando pasó lo del primer equipo tuvieron que subir otros siete u ocho jugadores a entrenar”. También lamenta algunos puntos que se escaparon: “Tuvimos un inicio de liga difícil, contra la Cultural, el Burgos y el Numancia. Ganamos ese partido y en los dos siguientes, contra el Langreo y el Lealtad, nos empataron en el descuento”.

En un primer momento, Samuel notó el apoyo del club, incidiendo en el aspecto formativo del filial, “pero yo sabía que teníamos que ganar para salvar la categoría. La temporada anterior había sido bastante buena, muchos chavales evolucionaron y ahora están arriba. Pero era consciente de que, sin resultados, el club buscaría un cambio”. Lo entiende porque para el Sporting es muy importante que el filial esté en Segunda B: “Hay mucha diferencia, por los rivales, los campos, por todo. Además, con la creación de una categoría nueva, el año que viene va a haber un escalón más”.

A Samuel no le extrañó la reacción con Sergio Sánchez: “Sé la forma que tiene de trabajar y, además, el día a día mejoró porque pudo disponer de más gente que estaba con el primer equipo, lo te da más empaque. Además, cuando hay un cambio de entrenador todo el mundo está alerta, hay un estímulo diferente”. Por eso, aunque ahora ha llegado la primera derrota, Samuel cree que el Sporting B se salvará “si puede preparar los partidos con normalidad. Son cuatro rivales directos. Si ganan al Covadonga, ya están ahí”.

A Samuel Baños no le molestó que el club no le ofreciera la posibilidad de continuar en el Sporting: “Era el momento de pasar página. A veces viene bien parar y tomar otro camino. Nunca me planteé entrar en el Sporting para hacerme eterno”. Tampoco le quedó ninguna espina clavada por no haber contado como posible sustituto de Djukic: “Ni me quitaba el sueño ni me desilusioné. Lo importante es que le vaya bien al primer equipo”.

Sobre el elegido, David Gallego, el extécnico del filial asegura que “su trabajo está siendo excelente, por todo. Por resultados y también por sensaciones. Dio con la tecla, se nota que la gente está identificada con la forma de entrenar y de jugar. Y tuvo el atrevimiento, aunque fuese por necesidad, de echar mano de jugadores de la cantera, que están adquiriendo un valor tremendo”.

El crecimiento de los canteranos es una satisfacción para Samuel Baños: “Algunos tuvieron un paso muy efímero por el filial. Acababan de cumplir como juveniles, pararon en marzo y ya fueron a entrenar con el primer equipo. Sigo en contacto con ellos y para mí es un orgullo”. Sobre el nombre del momento, Guille Rosas, destaca que “se ha sobrepuesto a algunas lesiones. Tiene potencial y, sobre todo, osadía. A este nivel es importante no arrugarse. Pero no solo él, también me alegro mucho por el rendimiento de Bogdan, Gaspar y, aunque jueguen menos, Pablo, Pelayo y los porteros”.

Compartir el artículo

stats