Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javi Fuego, imprescindible para David Gallego

El sierense, sexto jugador con más minutos de la plantilla, es el preferido por el técnico para formar el doble pivote

Javi Fuego, junto a Babin, en el Sporting-Espanyol.

Javi Fuego, junto a Babin, en el Sporting-Espanyol. Ángel González

La del domingo fue la prueba definitiva de la importancia de Javi Fuego en el funcionamiento del Sporting. Con una tarjeta amarilla desde el minuto 7, frente a un rival como el Espanyol, David Gallego decidió mantener al sierense pese al evidente riesgo de expulsión. “Siendo sincero, sí pensamos en cambiar a Javi”, reconoció Gallego, que justificó su decisión de mantenerlo en el campo: “Hemos confiado en su veteranía, en su experiencia, y lo ha demostrado. Es un jugador que ordena mucho al equipo en defensa, y nos aporta muchísimo. A nivel de organización es un jugador importante”.

Tanto que, pese a sus 37 años, Javi Fuego (Pola de Siero, 4 de enero de 1984) es el sexto jugador de la plantilla con más minutos en la Liga (1.822) solo por detrás de Babin (2.302), Mariño (2.160), Borja López (1.981), Saúl García (1.922) y Manu García (1.877). Fuego es el jugador más utilizado en el doble pivote, una posición para la que el entrenador rojiblanco dispone de numerosas alternativas. Salvo cinco partidos con la pareja Pedro Díaz-Gragera y dos con Gragera-Nacho Méndez, el centrocampista sierense siempre estuvo en las combinaciones.

Tras unos inicios en los que parecía que Pedro Díaz sería su acompañante, Gallego encontró en Gragera el complemento ideal para Javi Fuego. A partir de la consolidación de ese doble pivote (once partidos juntos), el Sporting intenta desarrollar la idea de juego del técnico catalán. Fuego es el encargado de mantener más la posición, además de apoyar a los dos centrales para dar salida al balón. Mientras, Gragera aporta su capacidad física para cubrir mucho terreno y, aunque no se prodiga, para acercarse a posiciones próximas al área contraria.

Gallego solo le ha dado un respiro importante a Fuego entre las jornadas 7 y 11, cuando se quedó dos partidos sin jugar y únicamente sumó 48 minutos partiendo desde el banquillo. Su última suplencia coincidió con la visita del Málaga, tras una semana en la que había sufrido algún problema físico. Pero mediado el segundo tiempo, con 1-0 y el centro del campo local acusando cierta desorganización, el entrenador buscó en Javi Fuego esa capacidad para ordenar al equipo en defensa.

A falta de quince partidos para el final de temporada, la figura de Javi Fuego se presume capital para que el Sporting confirme sus aspiraciones de meterse en el play-off de ascenso. Con 21 temporadas en el fútbol profesional, además de su aportación en el campo, el sierense es una referencia para sus compañeros en el vestuario, especialmente los más jóvenes. Esa experiencia también ha ayudado a susperar momentos complicados de la temporada, especialmente el relacionado con el brote de covid que afectó a nueve integrantes de la primera plantilla.

Solo hay una incógnita relacionada con Javi Fuego y el Sporting en estos momentos. Su contrato finaliza el próximo 30 de junio y el club no ha anunciado si cuenta con el centrocampista para la próxima temporada. Javi Rico vinculó su caso con el de otro veterano de la plantilla y señaló: “Con Carlos y con Javi Fuego hablaremos en su debido momento. Son dos jugadores especiales, gente que ha dado, está dando y esperemos que sigan dando al club. Nos sentaremos con ellos y les doy las gracias públicamente. En su debido momento valoraremos lo que piensan ellos y lo que pensamos nosotros”.

Para Rico es prioritario amarrar antes a otro centrocampista, Pedro Díaz, que finaliza su contrato en 2022. Las negociaciones están muy avanzadas para prorrogar el contrato hasta 2025, pero no se prevé la firma al menos hasta la próxima semana.

Compartir el artículo

stats