Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se cumple un año del último desplazamiento de la afición rojiblanca: Ponferrada cierra el círculo

“No pensábamos que no fuéramos a viajar más”, aseguran los peñistas que estuvieron en el partido

Aficionados rojiblancos, durante el encuentro.

Aficionados rojiblancos, durante el encuentro. LOF

Ponferrada cierra el círculo para el sportinguismo. La capital berciana acogió el último viaje de los aficionados rojiblancos, hace justo un año, antes de la irrupción de la pandemia del coronavirus en España. Un desplazamiento de alrededor de dos millares de aficionados que, debido a la situación pandémica actual, no podrá repetirse este fin de semana y que sigue muy fresco en la memoria de quienes lo vivieron. El buen ambiente y el disfrute se impusieron al mal resultado deportivo en la mente de los peñistas rojiblancos, que no obstante recuerdan con cierta desazón aquel fin de semana: “no pensábamos que no fuéramos a viajar más”.

Así lo refrenda Xuacu Rodríguez, de la peña “Sentimiento Rojiblanco”: “No pensábamos que fuera a ser el último viaje”. Tanto es así que el peñista asegura que “cada vez que me acuerdo, me entran hasta ganas de llorar”. Sobre todo porque aquel último desplazamiento “fue una fiesta, lo pasamos de maravilla, como siempre”, empezando por la espicha que realizan a medio camino los peñistas que viajan con ellos, un autobús lleno en el caso de Ponferrada. “Recuerdo el ambiente festivo por las calles, y lo bien que lo pasamos en la plaza del Ayuntamiento”, donde actuó el grupo gijonés “Blues & Decker”. Tanto es así que, aunque reconoce que “el partido fue para olvidar: malo, aburrido”, asegura que “lo pasamos fenomenal”.

Ponferrada cierra el círculo

Un año sin viajar para animar a su equipo se hace muy largo para quien está acostumbrado a hacerlo varias veces durante la temporada. “Es lo que más se echa de menos, tenemos muchas ganas de volver a viajar y a El Molinón”, asegura Rodríguez. Así lo remarca también Roberto Narváez, de la peña La 1905, que movilizó un autobús hasta Ponferrada. “Sin duda, es lo que más echamos en falta”, explica. No obstante, ese último desplazamiento, asegura, lo recuerda “con tristeza, porque no esperábamos que fuera el último”. Aun así, prevalecen los buenos recuerdos, sobre todo del “prepartido, en la plaza, todas las peñas reunidas, con mucha gente y todos pasándolo bien”. Un disfrute que se alargó durante “toda la tarde”, hasta el partido. “Aunque nos gusta ganar, el resultado es lo de menos, lo importante es lo que disfrutamos”, remarca Narváez, que tiene “muchas ganas de volver a viajar”.

Ponferrada cierra el círculo

Ponferrada cierra el círculo

También viajaron a Ponferrada cuarenta aficionados de la peña “Nunca Caminarás Solo” , que incluso hicieron noche en La Bañeza. “No nos podíamos imaginar que era el último viaje”, sentencia su presidente, Herminio Martín, “teníamos otros ya organizados, como a Extremadura, con tres noches de hotel, y tuvimos que cancelarlo todo”. Martín también coincide en que esos viajes es “lo que más se echa de menos, por ver el fútbol y acompañar al equipo, pero también por esa camaradería que existe entre todos”.

Por la izquierda, miembros de las peñas Sentimiento Rojiblanco, Nunca Caminarás Solo y La 1905, el pasado año en Ponferrada. | LOF

Unas imágenes de hermanamiento entre aficiones que esta temporada no se han podido ver, a causa de la pandemia de coronavirus, pero que los aficionados rojiblancos confían en que puedan volver pronto, para poder disfrutar de nuevos desplazamientos junto a su equipo.

Compartir el artículo

stats