Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto de futuro del Sporting va tomando forma: El armazón de Javi Rico

La renovación de Pedro hace avanzar el plan de la dirección deportiva rojiblanca

Pedro Díaz, en Mareo

Pedro Díaz, en Mareo Marcos León

Con la renovación de Pedro Díaz, a la que solo resta que el club la haga oficial, el Sporting cierra su proyecto de futuro a varios años vista con un equipo que ya tiene prácticamente completo, a falta de retoques en algunas posiciones, como los centrales, el lateral izquierdo o los extremos. Un Sporting que, a la vista de los resultados, tiene mucho futuro. Sobre todo, gracias al trabajo del director deportivo rojiblanco Javi Rico, empeñado en diseñar el armazón del Sporting del futuro. Así, el responsable de la secretaría técnica rojiblanca ha firmado desde su llegada más renovaciones que nuevos fichajes.

Una vez que se oficialice la expansión del contrato del centrocampista sierense hasta el año 2025, el Sporting tendrá asegurados durante cuatro campañas varios de los puestos de mayor importancia en la plantilla. Empezando por el centro del campo, donde, además de Pedro, Nacho Méndez también ha firmado hasta esa fecha, tras una ardua renovación que se cerró a principios de esta temporada. José Gragera, quien acumula más titularidades de los tres esta campaña, firmó este mismo curso su primer contrato profesional con el primer equipo rojiblanco, quedando unido a este hasta el verano de 2024, afianzando un centro del campo de calidad, y sobre todo, futuro.

También está asegurado un lateral derecho de garantías para años, con Guille Rosas y Bogdan. El primero de ellos firmó el pasado mercado invernal su primer contrato como profesional, que le liga al club rojiblanco hasta el año 2025. Una temporada menos, hasta 2024, jugará Bogdan en el club gijonés, según dictamina su contrato.

También la delantera maneja la misma fecha de caducidad. Hasta 2025 firmó Víctor Campuzano, el único fichaje del Sporting en el pasado mercado de fichajes invernal. El delantero perico llegó al Sporting con la carta de libertad, una circunstancia que la dirección deportiva rojiblanca supo utilizar para firmarle un contrato de larga duración. Antes, en 2023, finaliza el contrato del otro punta de la entidad, Uros Djurdjevic, pichichi del equipo y de la categoría. El atacante balcánico ya firmó una primera ampliación de su contrato, hasta esa fecha, y aumentando su cláusula de rescisión, que rondaría los 25 o 30 millones de euros, según palabras de Javi Rico.

A ellos se suman otros contratos de larga duración en varias posiciones clave del campo, como en la portería, donde Diego Mariño tiene contrato aún hasta 2023, o en la media punta, con Manu García ligado al club donde se formó hasta esa misma fecha.

También en 2023 finaliza el contrato de Aitor García, y un año más tarde, en 2024, el de Gaspar. Son los únicos extremos de recorrido con los que cuenta el Sporting actualmente, ya que Cumic dejará la disciplina rojiblanca una vez termine su cesión, a final de esta temporada. Ese puesto, los extremos, es uno de los que más quebraderos de cabeza levanta a los sucesivos directores deportivos rojiblancos, que año tras año, después de la marcha de Jony, peinan el mercado buscando extremos puros para completar la plantilla.

Los mayores problemas surgen en la defensa. En el lateral izquierdo, Saúl García dejará la entidad a final de curso, cuando acaba su cesión, y Pablo García finaliza su contrato en 2022. En ese mismo año finalizan las vinculaciones de los centrales Borja López y Babin, mientras que Marc Valiente podría extender su contrato hasta esa fecha. También el contrato del atacante Pablo Pérez finaliza en el verano de 2022.

Esos son, por tanto, los principales retos que se le plantean a Javi Rico en el futuro a corto y medio plazo: asentar el lateral izquierdo, poder fichar a un extremo puro y conseguir estabilidad en los centrales.

Mención aparte merecen los casos de Javi Fuego y Carmona, que finalizan contrato esta misma temporada. El poleso está decidido a no alargar su carrera deportiva fuera de Gijón, con lo que si continúa jugando al fútbol será en el Sporting, y ello dependerá en gran medida de lo que pase de aquí a final de temporada. En el caso del balear, aunque en el club se alaba su labor en el vestuario, su alta ficha podría alejar su renovación.

Compartir el artículo

stats