Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Campuzano, Guille Rosas, Gragera y Pablo Pérez, dudas

Ninguno de los cuatro se ejercitó ayer con sus compañeros

Los jugadores del Sporting entrenan ayer en Mareo.

Los jugadores del Sporting entrenan ayer en Mareo. Juan Plaza

El Sporting comenzó ayer, sin la habitual jornada de descanso tras el partido, a preparar ya el encuentro del viernes frente al Tenerife. Y lo hizo con la vista puesta en la enfermería, donde se encuentran varios efectivos rojiblancos que son duda para el encuentro en tierras canarias.

José Gragera, que se perdió los dos últimos encuentros ligueros por lesión, realizó trabajo de gimnasia y fisioterapia. Por su parte, Víctor Campuzano comenzó a trabajar con el readaptador, pero se encuentra todavía pendiente de evolución.

A ellos se suman los dos últimos jugadores en causar baja en el conjunto rojiblanco: Pablo Pérez y Guille Rosas. El primero no pudo entrar en la lista para enfrentarse el domingo al Mirandés a causa de unas dolencias gastrointestinales que no han remitido. De hecho, el gijonés tuvo que hacer ayer reposo domiciliario, aquejado de una gastroenteritis aguda.

Guille Rosas, por su parte, notó un dolor en el último entrenamiento de la semana, el sábado, por lo que no pudo entrar en la convocatoria por precaución. Los servicios médicos del club le han diagnosticado una contractura en el cuádriceps del muslo derecho, con lo que también está pendiente de evolución.

El hecho de que el encuentro se dispute el próximo viernes hace que los jugadores tengan menos tiempo de recuperación. Gallego cuenta también para ese partido con la baja de Babin, que deberá cumplir un encuentro de sanción tras ver la quinta tarjeta amarilla de la temporada.

Compartir el artículo

stats