Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting del futuro: once juveniles han debutado este año en Segunda B

No hay recuerdo en Mareo de un precedente similar: “Es muy difícil que haya una temporada que se acerque a ese número”

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

El Sporting del futuro se construye en bronce

“Es muy difícil que haya una temporada que se acerque a ese número”. No hay recuerdo en Mareo de un precedente similar al vivido esta temporada en el filial del Sporting. Once jugadores juveniles han participado esta campaña en Segunda B, una experiencia que ha supuesto, además, el debut de todos ellos en la categoría de bronce. El detalle pone al conjunto gijonés como una referencia nacional en una competición que supone la puerta de acceso al fútbol profesional. También simboliza un dilema. La apuesta por los jóvenes da oportunidad de acelerar su aprendizaje, pero su inexperiencia puede traer como consecuencia el descenso a la nueva Tercera RFEF, la que será quinta categoría del fútbol español. Tampoco se recuerda una caída tan dura. El equipo está ahora en plena lucha por librarla.

“Es un momento de cambio. Son chavales a los que hay que cuidar mucho en ese paso”, reflexiona Samuel Baños. Él ha sido, en parte, víctima de ese proceso. Los malos resultados deportivos significaron su salida como entrenador del Sporting B en enero. Antes, tuvo tiempo de entrenar a la totalidad de los once juveniles que se han estrenado esta campaña. “Esta experiencia, a la larga, les vendrá genial porque, en la mayoría de los casos, se ha adelantado un año su proceso natural. Es bueno, pero requiere de unos meses de adaptación, pero ahora, con la nueva competición, ese tiempo no existe”, detalla. “Desde el plano del entrenador, es peligroso. Cargas de demasiada responsabilidad a muchos chavales. Lo ideal es que asomen dos o tres y se vayan haciendo junto a otros con más experiencia, pero las circunstancias mandan y hay que adaptarse a ello. Al final, todo debut tiene detrás una necesidad”, asume.

La experiencia de Samuel también sirve para hacer un repaso al perfil de los jugadores que están llamados a protagonizar el futuro del Sporting. Hay dos jugadores, David Argüelles y Diego Boza, que ya han formado parte de las categorías inferiores de la selección española. Son, junto a Álex Oyón, los únicos de Gijón. El origen de los ocho restantes se reparte por diferentes puntos de Asturias. Queipo y Diego Tejón son de Oviedo; Sergio Dacal y Diego Sánchez, de Avilés; Christian Morán, de Pola de Siero; Nacho Martín, de Noreña; Juan Aspra, de Piloña y Pablo Santos, de Candás.

Samuel inicia el repaso empezando por la defensa. “Pablo Santos, muy bien en lo físico, con perspectiva de ser un buen jugador en su puesto”, resume. “¿Argüelles? un gran potencial. Físicamente es una bomba. Necesita poso para seguir creciendo”, dice del lateral izquierdo gijonés. Otro lateral izquierdo está en la lista, el avilesino Diego Sánchez: “Buen defensor, buen golpeo y muy regular”. En el centro de la zaga, Christian Morán. “Gran desplazamiento de balón y hay pocos centrales de su talla en Mareo”, apunta del de Pola de Siero en relación a una estatura que está cercana al 1,90 metros.

En cuanto a los que ocupan el centro del campo, “Nacho Martín es un ordenador. Inteligente, no se equivoca nunca. Es una brújula”, resume Samuel del centrocampista de Noreña. “Tejón es dinámico, capaz de adaptarse a varios puestos. Está en pleno crecimiento”, dice del ovetense. “Juan Aspra es dominador de juego aéreo y además, tiene calidad con el pie”, añade sobre el de Piloña, que también se puede adaptar a la defensa.

A la hora de buscar el área, “Queipo es un perfil similar al de Gaspar en el primer equipo. Tiene mucha calidad”, dice Samuel en cuanto al extremo. “Sergio Dacal es una de las grandes esperanzas, tiene una gran arrancada y es jugador difícil de parar”, resume del avilesino, nacido en 2004, el más joven de todos los juveniles debutantes. “Boza es oportunista. Se mueve bien y tiene ese instinto de gol”, comenta. Y termina con otro delantero citando a Álex Oyón. “Es otro chico con gran potencial. Listo y con olfato, es de los que no hace ruido y tiene que acabar de soltarse”, concluye. “Otros años les hubiera tocado ser secundarios, ahora son protagonistas. Ojalá entre todos se consiga la salvación”, concluye Samuel Baños sobre un futuro del Sporting que se construye en bronce.

Compartir el artículo

stats