Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting, vestido por una máquina

Una aplicación de La Liga escogió el polémico uniforme que los gijoneses lucieron en Tenerife en base a criterios visuales

Arriba, Carmona y Pedro, con la equipación que utilizó el Sporting en Tenerife, junto a Shashoua. A la izquierda, ejemplo de uso del “kit selector” en un encuentro de la pasada temporada.

Arriba, Carmona y Pedro, con la equipación que utilizó el Sporting en Tenerife, junto a Shashoua. A la izquierda, ejemplo de uso del “kit selector” en un encuentro de la pasada temporada. LOF

El Sporting utilizó en Tenerife su sexta combinación de colores en lo que va de curso, intercalando la camiseta y medias violetas de la segunda equipación con un pantalón blanco. Una elección que no corresponde a un capricho del club, ni a una cuestión publicitaria o de patrocinio, sino única y exclusivamente a la decisión tomada por el conocido como “kit selector”. Se trata de una aplicación que LaLiga lleva cuatro años desarrollando, que funciona desde hace dos temporadas y cuyo objetivo esencial es elegir las equipaciones de los equipos de cara a los encuentros para evitar coincidencias cromáticas que puedan llevar a confusión.

Antiguamente, esta decisión se tomaba directamente en los prolegómenos del encuentro. Más tarde, eran los propios equipos los que enviaban correos explicando la equipación con la que iban a jugar y correspondía al árbitro de campo dar o no el visto bueno a la combinación de colores. Una forma de actuar que ahora se ha simplificado al máximo gracias a las nuevas tecnologías. Hoy en día, gracias a esta aplicación, los equipos pueden ver qué equipación va a utilizar el equipo contrario y, en base a eso, elegir la suya para evitar coincidencias. De existir estas similitudes, los conjuntos pueden actuar con previsión y buscar otras alternativas, como hizo el Sporting en Tenerife.

Vestidos por una máquina

La aplicación funciona así: los equipos escogen sus equipaciones –camiseta, pantalón y medias, de jugadores y porteros– gracias a unos patrones ya existentes en la aplicación creados a partir de fotografías de las equipaciones. Tras ello, es el asesor audiovisual el que valora esas opciones en base a parámetros como el tiro de cámara, la luz que exista en el estadio o el propio color del césped. Todo para que la retransmisión televisiva sea lo más nítida posible.

El segundo nivel de decisión corresponde al comité técnico de árbitros, que puede echar para atrás las combinaciones elegidas si no se distinguen lo suficiente. Y, por último, el árbitro, ya en persona, tiene la última decisión al respecto. Además, los propios árbitros también tienen que escoger su vestimenta evitando ningún tipo de coincidencia.

Compartir el artículo

stats