DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La experiencia del Sporting en La Romareda: Donde acaban las rachas

El equipo de Baraja cayó en Zaragoza por primera vez tras doce partidos invicto, donde el de Gallego quiere aparcar hoy la mala racha

Rubén García celebra el gol del Sporting, con Álex Pérez en primer término y Lasure al fondo.

Rubén García celebra el gol del Sporting, con Álex Pérez en primer término y Lasure al fondo. LOF

Doce partidos sin perder llevaba el Sporting de Baraja cuando cayó derrotado en Zaragoza en la temporada 2017-18. Y tres partidos consecutivos perdiendo suma el Sporting de David Gallego cuando le toca visitar el estadio de La Romareda. Un campo en el que, confía la parroquia rojiblanca, finalice esta mala racha que arrastra este Sporting contemporáneo, igual que acabó el récord positivo de aquel de Baraja.

En el vestuario rojiblanco se lleva todo el curso insistiendo en que las rachas no valen nada, que los resultados previos no influyen en el del próximo partido. Sin embargo, el fútbol, y más aún la Segunda División española, dejan claro el poder de encadenar resultados, sean positivos o negativos. Aquel Sporting de la temporada 2017-18 comenzó dubitativo con Paco Herrera en el banquillo. Era el primer año en la categoría de plata tras el descenso, y las pretensiones eran las de volver a la máxima categoría del fútbol español por la vía rápida.

Un objetivo que se fue alejando con los resultados cosechados en el primer tercio liguero. La llegada de Baraja en la jornada 19 fue un soplo de aire fresco que se refrendó a partir de la jornada 26. De ese punto en adelante, los de Rubén Baraja encadenaron doce partidos sin perder, con diez victorias y dos empates. Un impresionante récord que permitió al equipo meterse en la promoción de ascenso a Primera División.

Y una racha que se rompió, precisamente, en La Romareda. Sobre todo, gracias a una gran actuación del delantero maño Borja Iglesias, que anotó los dos goles de los locales. El mejor del encuentro, no obstante, fue el portero Cristian Álvarez, que hoy estará de nuevo bajo los palos del Zaragoza y que amargó la tarde a los rojiblancos con paradas de mucho nivel. El único gol sportinguista lo anotó Rubén García, aunque fue en vano.

Tras aquel encuentro, los pupilos de Baraja, aunque consiguieron meterse en el play-off, únicamente sumaron una victoria más en todo el curso. El resto, cuatro partidos de la Liga regular y los dos de la primera eliminatoria del play-off, finalizaron con derrota rojiblanca.

Una dinámica que ahora el Sporting busca firmar a la inversa: después de encadenar por primera vez en todo el curso tres derrotas consecutivas, los de David Gallego viajan a la capital del Ebro con la intención de sumar una victoria que les permita recuperar la senda del triunfo en las siete jornadas ligueras que quedan. Una buena racha que confían en comenzar hoy y que les permitiría asegurar el play-off de ascenso, donde buscarán tener más suerte que aquel Sporting de Baraja.

Compartir el artículo

stats