Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crónica del partido: El Sporting resiste en Leganés

Los gijoneses suman un trabajado punto en Butarque, aseguran una jornada más en play-off y recuperan el quinto puesto a la espera del partido del Rayo

Por la izquierda, Babin, Gaku Shibasaki, Miguel y Guille Rosas, durante el partido ayer del Sporting ante el Leganés. | LaLiga

Por la izquierda, Babin, Gaku Shibasaki, Miguel y Guille Rosas, durante el partido ayer del Sporting ante el Leganés. | LaLiga

Leganés 0 - 0 Sporting

El Sporting sumó ayer en Butarque un trabajado punto que le asegura mantenerse en zona play-off y hace justicia a lo visto ante el Leganés. En un partido tan equilibrado en cuanto a ocasiones que podría reducirse a una en cada parte, siendo la primera para los gijoneses y la segunda, pepinera, la igualada también mostró la dificultad de los de Gallego para recuperar el ritmo ganador. Van cinco jornadas sin victorias. Quedan otras cinco.

Sumar es importante a estas alturas y más, a domicilio ante un Leganés con un banquillo equiparable en presupuesto a todo el once titular rojiblanco. El empate permite al Sporting recuperar la quinta plaza, igualado a 58 puntos con el Girona, a la espera de lo que haga el Rayo (57) esta tarde en su visita al Sabadell. La peor consecuencia sería la de caer al sexto puesto. El detalle es importante en lo anímico, pero sigue sin alcanzar para despejar de manera rotunda esas dudas que parecen incomodar a David Gallego. Nadie niega que el Sporting está haciendo una temporada muy por encima de las expectativas, como tampoco se oculta que quedarse fuera del play-off, tras toda la campaña entre los seis primeros, sería un palo.

Aitor García trata de frenar a un jugador del Leganés.

Y como las últimas jornadas siempre están llenas de curvas y más en la sinuosa e impredecible Segunda División, el Sporting saltó a Butarque sin querer añadir riesgos al trayecto. Los mismos protagonistas que jugaron en Zaragoza repitieron de inicio. Mismo once, pero un punto más de verticalidad en el juego de los rojiblancos, de morado para escenificar en Leganés ese baile de criterio, el de la indumentaria, difícil de entender, complejo de explicar. Después de un par de saques de esquina pepineros y la lesión de Borja Bastón, el mismo que marcó a los gijoneses en la primera vuelta, Manu García avisó de que quería el mando, de que la primera parte iba a ser la reservada para las pocas, pero buenas ocasiones del Sporting.

Saúl García controla el balón LaLiga

Apoyado por una buena banda izquierda, la formada por los García, Saúl y Aitor, el conjunto de Gallego encontró en ese carril algunas de sus mejores acciones en ataque. Primero el cántabro buscó a Manu, catalizador en tres cuartos, pero el buen amago inicial del canterano para superar al potente Omeruo, finalizó con un disparo mordido a la derecha de Riesgo. El de Gibraleón tomó el testigo, al encañonar al meta del Leganés. Blocó, seguro. Con la única respuesta del pegajoso Miguel, el relevo madrileño para la delantera y anulado por un atento Mariño, los de Gallego se irían al descanso con otra gran acción de Manu, Aitor y un colosal Riesgo. Al acrobático control del primero en el centro del campo, que acabó atropellado por la presión rival, le siguió la veloz aparición del onubense, vertical hacia la frontal, como lo fue el Sporting en Butarque. Le pegó con el alma y se topó con la yema de los dedos, quizá con la costura de los guantes, del cancerbero del Leganés. Ahí estuvo la victoria del Sporting. A milímetros.

Gaku controla ante Gragera. LaLiga

Tocó aguantar en una segunda parte en la que entró mejor el conjunto dirigido por Asier Garitano, pese a que la sociedad entre Manu y Aitor volvió a encontrar pasillos para llegar a la carrera. Estuvo cerca de estrenar el marcador en un saque de esquina en el que Omeruo ya tenía la cabeza preparada, en el segundo palo, para empujar. Apareció Mariño, que se llevó un pisotón del nigeriano. Calentó Christian Joel. Estuvo cerca de dejarle fuera del partido. Aguantó el vigués y el Sporting, que en la siguiente jugada vio como Shibasaki cabeceaba fuera en boca de gol. La más clara del Leganés, puede también que de todo el partido. Con Nacho Méndez perdido y Gragera dando muestras de fatiga, los cambios dieron aire al Sporting pese a que Gallego relevó a las primeras de cambio a un Aitor que prometía seguir dando sustos en área rival. Volvió a equilibrarse el partido y volvieron a escasear las oportunidades, para dejar un empate que impartió justicia, pero dejó a los dos equipos a medias. Por delante, para los de Gallego, cinco jornadas para seguir sumando y reconciliarse con la victoria. Otro mes como el último no alcanza para acabar entre los seis primeros. En eso, no hay duda.

Compartir el artículo

stats