Los jugadores rojiblancos tienen por delante dos días de descanso antes de volver a los entrenamientos. Lo harán el próximo miércoles en Mareo, para comenzar a preparar el encuentro del próximo lunes frente al Lugo. Gallego repite así el modus operandi que ya llevó a cabo la pasada semana, tras lograr un empate en Zaragoza, cuando aseguró que los jugadores “se lo ganaron”. Así, la plantilla podrá disfrutar de dos días de asueto para cargar las pilas antes de adentrarse en las cinco últimas jornadas ligueras, en las que se juegan el todo por el todo. En ese entrenamiento no estará Campuzano, que sigue recuperándose de la rotura en su bíceps femoral. Sí estarán, salvo sorpresa, Borja López y Mariño, los únicos incluidos en el parte médico de ayer, con contusiones.