Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El déficit del Sporting a balón parado: A Gallego le falla la pizarra

Los rojiblancos son los que menos centran de Segunda y solo llevan tres goles tras saque de falta

Babin remata a la red una falta frente al Albacete.

Babin remata a la red una falta frente al Albacete. LOF

El Sporting no está sabiendo rentabilizar esta campaña el balón parado. Una deficiencia que se hace más evidente aún más en un equipo como el rojiblanco, al que le cuesta tanto crear ocasiones de peligro. Y todavía más cuando no cuenta con una segunda línea de goleadores más allá de Uros Djurdjevic, máximo anotador de la plantilla con 21 tantos, al que sigue en la tabla de anotadores rojiblancos Pedro Díaz, con tres. Los de David Gallego han botado 145 córners sin encontrar el gol. A estas jugadas hay que sumar las faltas, en las que únicamente ha conseguido cosechar tres tantos. Los rojiblancos, además, son el equipo que menos centra de la categoría y no ha marcado de cabeza con el balón en juego.

“Es algo a mejorar, sobre todo en una categoría como la Segunda División, donde muchos partidos se abren a balón parado”, explica el exfutbolista gijonés David Miguélez, que jugó en equipos como Alcorcón, Racing de Santander, Lugo o Linares, siempre encargándose de botar las jugadas a balón parado. De hecho, en el equipo madrileño llegó a coincidir con el sportinguista Babin. “Es extraño que lleven tan pocos tantos a balón a parado, porque tiene muy buenos lanzadores y buenos rematadores”, asegura el exfutbolista, que nombra precisamente al central de Martinica, con el que se entendía a la perfección en el conjunto alfarero, pero también a otros como Borja López, Marc Valiente o Pablo Pérez.

El cuerpo técnico rojiblanco lleva todo el curso trabajando mucho este ámbito. Sobre todo, en la figura de José Antonio Gordillo. Un trabajo que, sin embargo, no está terminando de dar sus frutos. “Muchas veces no se trata tanto del trabajo de pizarra, sino de sincronizar la precisión del sacador y el remate”, explica Miguélez, que apunta a una de las posibles causas de este escaso bagaje ofensivo a balón parado: la excesiva rotación en el lanzador.

El Sporting a balón parado

Goles a remate

de falta

3

Gragera

Jornada 2.ª

Cartagena 0-1 Sporting

Babin

Jornada 26.ª

Albacete 0-1 Sporting

Pablo Pérez

Jornada 28.ª

Ponferradina 2-2 Sporting

Goles

de córner

0

Córneres lanzados: 145

72

Pedro Díaz

40

Manu García

14

Carmona

14

Nacho Méndez

5

Saúl García

Total

centros

523

Fallados

413

Buenos

110

El Sporting a balón parado

3

523

Goles a remate

de falta

Total

centros

0

Goles

de córner

Fallados

413

Gragera

Jornada 2.ª

Cartagena 0-1 Sporting

Córneres lanzados: 145

72

Pedro Díaz

Manu García

40

Babin

Jornada 26.ª

Albacete 0-1 Sporting

Carmona

14

Nacho Méndez

14

5

Saúl García

Pablo Pérez

Jornada 28.ª

Ponferradina 2-2 Sporting

Buenos

110

“Cambian mucho de tirador”, enfatiza, “otros equipos tienen un lanzador único, pero el Sporting prueba con muchos distintos, también a causa de las rotaciones” que hace Gallego en el once. Una sensación que refrendan los números: hasta cinco jugadores distintos del Sporting han lanzado un córner esta campaña. El que más veces puso el balón en juego desde la esquina es Pedro Díaz, casi la mitad (72 lanzamientos de 145). Le sigue Manu García, con 40, Carmona y Nacho Méndez con 14 cada uno y Saúl García, que colgó 5.

“Es una cuestión de rachas y de fortuna, porque están encontrando remates, pero no están consiguiendo hacer goles”, explica Miguélez. Una racha positiva a balón parado que el Sporting no está sabiendo encadenar esta temporada. Los rojiblancos lograron el primer gol a balón parado en la segunda jornada liguera, cuando Gragera remató a la red un centro de Pedro Díaz frente al Cartagena, en tierras murcianas, para dar los tres puntos al Sporting. El segundo gol en esta suerte tuvo que esperar hasta la jornada 26, también a domicilio, en Albacete, donde Manu García botó una falta que Gragera prolongó y Babin llevó a la red para sumar la victoria. Pablo Pérez, nuevamente fuera de casa, en Ponferrada, anotó de cabeza a centro de Pedro Díaz en el lanzamiento de una falta. El partido terminó en empate.

Miguélez, en este sentido, llama la atención sobre la falta de envergadura de los jugadores de ataque, que únicamente se ve compensado por los centrales o Gragera. Un déficit que, sin embargo, los rojiblancos están sabiendo contrarrestar en defensa, donde no sufren en esta suerte. “A la hora de defender se desenvuelven bien, por la ayuda de Mariño”, sentencia el exfutbolista.

Compartir el artículo

stats