DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rojiblancos, a romper la mala racha en su estadio: El Molinón como cura

El Sporting busca recuperarse en casa, donde suma dos derrotas seguidas tras ser de los mejores locales del fútbol español

Los jugadores del Sporting se entrenan ayer en Mareo.

Los jugadores del Sporting se entrenan ayer en Mareo. RSG

El Sporting tiene hoy ante sí un reto, más allá del aspecto clasificatorio o incluso moral: lograr volver a hacer de El Molinón un fortín inexpugnable. Así fue durante gran parte de esta temporada, donde los rojiblancos no conocieron la derrota en su casa, alzándose como el último equipo del fútbol profesional español en caer derrotado como local. Sin embargo, los gijoneses llegan al encuentro de esta tarde frente al Lugo tras encadenar dos derrotas consecutivas en su estadio. Una mala racha que buscarán cortar hoy, conscientes de lo importante que es para ellos hacerse fuertes en casa.

El Molinón fue, durante algo más de un mes, el único estadio invicto del fútbol profesional español. Desde la derrota del Atlético de Madrid contra el Levante el 20 de febrero, por 0-2, los gijoneses eran los únicos que mantenían la inviolabilidad de su estadio. Una racha inmaculada que finalizó el pasado 4 de abril, cuando el Mirandés de José Alberto –aunque dirigido por Pablo Álvarez, por estar el primer entrenador rojillo infectado por covid– logró ser el primero en someter a los rojiblancos en su estadio, venciendo por 1-2 en un encuentro en el que llegaban con multitud de bajas a causa del brote de coronavirus que se había desatado en el vestuario burgalés y que incluso llegó a poner en duda la celebración del encuentro.

Un tropezón que tuvo su réplica en el siguiente partido en casa. El Oviedo, con un solitario gol de Diegui Johannesson, volvió a hacer saltar las alarmas sportinguistas, logrando la segunda victoria visitante en dos encuentros consecutivos, confirmando el bache de resultados que estaban atravesando los rojiblancos en el que antaño había sido su fortín inexpugnable.

Una condición que ahora Gallego y los suyos buscan volver a conseguir, sabedores de lo cruciales que pueden ser los partidos en El Molinón de aquí a final de curso. Comenzando por el de esta noche, frente al Lugo, en el que los rojiblancos buscarán afianzar su posición en el play-off.

De hecho, de los cinco partidos que le restan al Sporting en la temporada regular, tres de ellos se jugarán en El Molinón, reflejando más aun la importancia de sacar buenos resultados en casa. Además del Lugo, los rojiblancos deberán visitar Gijón Las Palmas y el Almería, para cerrar la Liga. Además, a nadie se le escapa que, en un posible play-off, con eliminatorias a doble partido, jugar un buen papel en casa es imperioso para acercarse al objetivo del ascenso. De obtener buenos resultados en casa dependerá en gran medida el éxito del Sporting en los cruces que podrían rubricar el ascenso a Primera.

Cabe recordar que el Sporting igualó esta campaña su mejor racha como local en los últimos 40 años, que databa del curso 1982-83, con Vujadin Boskov en el banquillo. Como entonces, los rojiblancos sumaron 9 victorias y 6 empates consecutivos, sin conocer la derrota. Con la diferencia de que en los años ochenta, con menos equipos en la tabla clasificatoria, la única derrota llegó en la última jornada liguera, contra el Atlético de Madrid, por 2-3. Ahora, el Sporting buscará seguir sumando en casa para poder así lograr el objetivo del ansiado ascenso.

Compartir el artículo

stats