Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sportinguismo firma otro ascenso a Primera con escala en Girona

“Será en la promoción, pero igual de apretado que en 2016”, afirma la peña Isma, testigo en Sevilla de la vuelta a Primera vía Montilivi

Por la izquierda, José Manuel Piñera, Emilio Álvarez, Óliver Rodríguez, Juan Caso, Arturo Sánchez y José Manuel Medina, ayer, en Casa Yoli.

Por la izquierda, José Manuel Piñera, Emilio Álvarez, Óliver Rodríguez, Juan Caso, Arturo Sánchez y José Manuel Medina, ayer, en Casa Yoli. Juan Plaza / E. A.

El Sporting visitará pasado mañana al Girona devolviendo a la afición a aquel 7 de junio de 2015, el día que más rojiblancos estuvieron pendientes de un partido en Montilivi. 1.500 sportinguistas arroparon al equipo de “los Guajes” en el Benito Villamarín con la ilusión de sumar para ganar al Betis y la remota esperanza del pinchazo de los gerundenses, que tenían que fallar en casa ante el Lugo, resultado necesario para arrebatarles la segunda plaza y subir directos. “Somos el único club de fútbol de la historia que ascendió a Primera dos veces en cinco minutos”, presumen en la peña Isma, testigo de todo aquello en el templo bético, en relación al gol anulado a los catalanes en pleno descuento que hizo replantear todo en poco tiempo. “Este año no acabaremos entre los dos primeros, tocará la promoción, pero parece que si subimos será igual de apretado que aquello”, subrayan.

No es el Girona un club simpático entre el sportinguismo. El ascenso rojiblanco dolió en el club catalán, que a través de su entonces presidente, Joaquim Boadas, acusó a los gijoneses de amaños. Se tensaron las relaciones a nivel institucional y también a nivel de calle. “La primera vez que fuimos con el Sporting a Montilivi, antes de aquel ascenso, el presidente de su asociación de peñas nos regaló una bandera del Girona que todavía conservamos”, explica Juan Caso, presidente de la peña Isma. “Fueron majos”, pero la bandera ahí continúa, guardada. Girona es otra cosa en sus recuerdos; es Sevilla, autocar lleno, viaje por carretera dos días antes del partido, sidra...

“En el maletero llevamos unas cuantas botelles por si había que celebrar algo”, recuerda Emilio Álvarez, Milín, de todo aquello. A bordo, un experto en la materia, el lagarero José Manuel Piñera. “Yo era un poco el encargado de llevar la radio e ir informando a todos en el campo de lo que estaba pasando entre el Girona y el Lugo”, apunta el gijonés, también ducho en todo lo relacionado con el Sporting -es el padre del exrojiblanco Isma Piñera. “El día antes ya les dije que íbamos a subir. Estaba convencido aunque parecía muy difícil. Se lo comenté también a los jugadores, ¿eh?. Coincidió que nos alojamos en el mismo hotel que el Sporting, al lado de la estación de Santa Justa”, completa Arturo Sánchez, relaciones públicas de la peña Isma. Aquel equipo, el de la peña, funcionó tan bien como el del Pitu.

Miembros de la peña Isma y aficionados del Betis celebrando el ascenso de 2016 junto al Villamarín.

Miembros de la peña Isma y aficionados del Betis celebrando el ascenso de 2016 junto al Villamarín. Ángel CABRANES

“Bueno, la verdad es que diez minutos antes de que acabara el partido en el Villamarín cogí y marché. Estaba ganando el Girona y ya no contaba con ascender”, reconoce Milín, poseedor y protagonista de la mejor anécdota de aquel inolvidable viaje. “Fui para una especie de churrería que había junto al campo. Allí me senté, con mi camiseta y mi bufanda del Sporting, y al poco me viene el camarero y me suelta: ‘¡Oye, subisteis a Primera!’. Cagueme en su madre porque pensé que se estaba riendo de mí”, relata entre carcajadas. Milín no acabó de creerle hasta que en el móvil comprobó que era cierto. “Volví a la carrera para el Villamarín, pero ya no me dejaron entrar”, lamenta. No le importó demasiado. Lo que vino después fue “también muy guapo”.

“Abrimos el maletero del autocar y allí empezamos a escanciar sidra para todo el mundo”, prosigue ahora Piñera. “Los del Betis se portaron de lujo con nosotros. Nos regalaron camisetas y bufandas, volvimos para Gijón con más de lo que llevamos para allá”, comenta José Manuel Medina, otro de los veteranos de la peña Isma. La juerga duró toda la noche por las calles de Sevilla. “Hasta desayunamos con champán”, reconocen. Hubo tiempo para poca cama, una ducha y vuelta al autocar para emprender regreso. El destino, Casa Yoli, punto de origen y retorno, además de ejercer como sede de la peña. “El bus quedó bautizau con sidra otra vez nada más que llegaron-. Y para la cena, huevos y más sidra”, comenta Juan Caso, dueño, a su vez, del popular merendero.

“Pase lo que pase la próxima jornada en Girona vamos a seguir en play-off, que la gente no se desmoralice si perdemos”, subraya Arturo Sánchez. “Tiene mérito la temporada que están haciendo”, comenta Milín. “Sí, pero lo del ascenso ahora no está tan claro como entonces”, rebate Piñera. “Con tan buena defensa y tanta puerta a cero, se sube. Hazme caso”, insiste Arturo. “Será otra vez en el último segundo”, comparten. Firman otro subidón con escala en Montilivi. La sidra, por lo que pueda pasar, ya está enfriando.

Compartir el artículo

stats