DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rumboaprimera

De "casarse" con el Sporting, a nacer con el carné bajo el brazo: cinco historias entre los cinco mil que volverán mañana a El Molinón

“Volver es un subidón enorme”, aseguran los primeros en hacerse con las entradas para animar al Sporting en El Molinón en la final ante el Almería

Rafa Sánchez y su hijo, Pablo.

Rafa Sánchez y su hijo, Pablo. LNE

“Ilusión”, “esperanza”, “apoyo”, “victoria”. Las palabras se repiten mientras el sportinguismo se rearma para volver a El Molinón como jugador número 12 y asegurar una victoria ante el Almería que de opción a recuperar la plaza en promoción. LA NUEVA ESPAÑA recoge el testimonio de cinco de los casi cinco mil espectadores a los que ayer les llegó el aviso del Sporting de que tenían su entrada asegurada para volver a El Molinón mañana. 448 días después, el municipal gijonés acogerá de nuevo un partido de Liga con público -el más reciente fue el pasado 17 de enero, pero de Copa-.

Cinco historias de cinco mil

Luis, casado con el Sporting. “Me hice abonado hace 30 años, a la vuelta del viaje de novios. Ahora volveré a El Molinón con mi hija, Eva, y es una alegría inmensa”, resume Luis Antonio Álvarez mientras prepara camiseta y bufanda rojiblancas. Este gijonés de 56 años tiene “mucha esperanza” en la victoria ante el Almería y en que el Lugo eche una mano ante el Rayo -los vallecanos no deben pasar del empate para que el Sporting le arrebate la sexta plaza-. “Cuando me enteré de que teníamos entrada me puse como una loca. Ahora, a apoyar para pelearlo hasta el final”, añade Eva, estudiante de segundo de Bachillerato en el Corazón de María.

Cinco historias de cinco mil

Tony, un maestro rojiblanco. “Me pasé toda la mañana actualizando el correo electrónico hasta que me llegó la notificación de que tenía entrada para el domingo. Es un subidón tremendo, más después de todo esto que generó la pandemia”, reconoce Tony García. Este gijonés de 40 años y profesor de Educación Física en el Colegio Santa Olaya tiene claro que “se puede. Nosotros vamos a ganar, fijo. El Lugo se juega la vida, está muy enchufado y nos va a echar un cable. Hay que ser optimista siempre. De peores salimos”.

Carlos Moro.

Carlos, intruso en zona rival. “La ilusión hay que mantenerla hasta el final”, interviene Carlos Moro. Gijonés y abonado “desde pequeño”, lleva un tiempo afincado en Oviedo. Vivir en territorio del eterno rival le reafirma en la defensa del equipo de Gallego más allá de lo que pase ante el Almería. “Si ganan y nos metemos en play-off será una maravilla. Y si no, hay que levantarse y aplaudir. Hay que disfrutar del último partido como lo hemos hecho en la mayor parte de la temporada”, subraya.

Cinco historias de cinco mil

Mario nació con el carné. “Como nos dice Gallego, no estamos muertos”, comenta Rafa Sánchez Casas, abonado “desde hace más de veinte años, de los sufridores en Segunda”. Este gijonés vivirá el transcendental partido ante el Almería junto a su hijo Mario. “Tiene 16 años, los mismos que lleva de socio. Lo inscribimos nada más nacer”, detalla para dar prueba de un sportinguismo sin fisuras. “Tenemos mucha ilusión en que se consiga. Va a hacer falta que eche una mano no sólo el Lugo, también la Santina, pero yo creo que vamos a ganar. Y el Lugo si ya nos echó un cable aquella vez ante el Giron ¿por qué no dos ahora?”, sentencia.

Marta y Ángel Mon

Marta, de padres a hijos. Nervios, muchos nervios pasó Marta Mon Sánchez a la espera de la confirmación de su entrada para el partido. No oculta que sigue intranquila. Ahora, por lo que pueda pasar en El Molinón. “Salí de clase y en las redes sociales no paraba de ver gente que escribía que ya tenía su entrada. Revisé dos veces el correo, y nada. Miré el de mi padre y ahí, a la segunda vez, ya supe que entraríamos”, recuerda esta gijonesa de 15 años, cuya habitación está llena de fotos junto a jugadores del Sporting. Antonio, el cabeza de familia, se ha encargado de que la heredera viva la pasión rojiblanca intensamente. “Ya me hizo socia cuando tenía apenas tres años. Esto va de padres a hijos. Vivimos juntos aquel último partido de Liga, ante Las Palmas, y ahora volveremos para conseguir la promoción. Lo conseguiremos y seremos del Lugo a muerte”, concluye.

Compartir el artículo

stats