DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Promesa del entrenador a la Virgen de la Providencia “si todo salía bien”

Gallego envía una ofrenda durante la peregrinación de la afición a la ermita

Ante el altar, Sergio Puente y Fernando Fueyo, ayer, en el acto en la ermita de la Virgen de la Providencia.

Ante el altar, Sergio Puente y Fernando Fueyo, ayer, en el acto en la ermita de la Virgen de la Providencia. Juan Plaza

“Sabemos que nos ayudaste mucho en año anteriores. También sabemos que no estás pa’ todo”. El día para el Sporting empezó en la ermita de La Providencia. Allí peregrinó un grupo de aficionados sportinguistas citados al mediodía en San Pedro y encabezados por el popular barman Sergio Puente. “Que la Virgen nos dé salud y un ascenso a Primera División”, afirmó el gijonés en un acto en el que, además de seguidores, se dieron cita Fernando Losada, consejero del Sporting; José Antonio Redondo, exjugador rojiblanco; Margarita Suárez Braña, exdirectiva del club gijonés y Fernando Fueyo, capellán del club, entre otros asistentes.

“Se nos tiene que oír hasta en Lugo”, animó Fernando Fueyo, encargado de leer la misiva que Javier Gómez Cuesta, párroco de San Pedro, envió a través de los peregrinos para empezar con energía la jornada futbolera. “Las alegrías y las penas de Gijón son las del Sporting. Que San Pedro ayude al portero y a la defensa, y la Virgen de la Providencia, a los delanteros. ¡Viva la afición!”, escribió Gómez Cuesta.

Sobre el altar de la ermita de La Providencia, una ofrenda. David Gallego envió una camiseta del Sporting firmada a través de Fernando Losada. En la zamarra rojiblanca, una dedicatoria comprometiéndose a visitar a la Virgen “junto a todo el cuerpo técnico si todo sale bien”. En el acto, que continuó con una oración y un Ave María, también hubo un especial recuerdo a la patrona del Lugo, la Virgen de los Ojos Grandes, en la intervención de Fueyo. “Que la Virgen de la Providencia y la de los Ojos Grandes vayan hoy (por ayer) de la mano. Nos miren y protejan en El Molinón, y también a los que van a ganar en Vallecas”, subrayó antes de que el himno del Sporting, melodía del teléfono móvil del cura, se abriera paso por una llamada tan espontánea como oportuna. “¡Puxa Sporting siempre, y ahora más que nunca!”, clamó Fueyo seguido por la docena de asistentes.

Compartir el artículo

stats