Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienzan las pruebas médicas al fútbol base en Mareo

Este año tampoco habrá campus de verano en las instalaciones rojiblancas

Jugadores de las categorías inferiores del Sporting entrenando en Mareo

Jugadores de las categorías inferiores del Sporting entrenando en Mareo RSG

Finalizada la temporada del primer equipo masculino y femenino, vuelve la actividad a Mareo, de la mano del fútbol base. El Sporting comenzó ayer a realizar las pruebas médicas a los jugadores de las categorías inferiores del club, desde cadetes a benjamines. Se cumple así el compromiso del club de hacer que los futbolistas pasen un reconocimiento médico antes de volver a entrenar y competir, algo que no hacen desde el mes de octubre.

Los jugadores han de pasar primer un test de antígenos en el aparcamiento y, tras ello, realizan una serie de entrevistas personales con los servicios médicos del club para conocer su historia clínica, no solo referente al coronavirus. Después se les realiza un reconocimiento médico-deportivo consistente en un electrocardiograma, una espirometría y una revisión de las funciones del aparato locomotor.

El reconocimiento médico continúa con la kineantropometría, con el análisis y medición de pliegues grasos, diámetros óseos, perímetros musculares, peso óseo, peso muscular y peso graso. Además, se llevarán a cabo pruebas de esfuerzo submaximales para ver si existe algún futbolista con posibles factores de riesgo. También se realizarán de manera progresiva diversos test físicos para ver la afectación de la permanencia domiciliaria y los posibles efectos de no haber participado en la dinámica de entrenamiento diaria en Mareo.

Desde el club indican, no obstante, que “este adelanto de la actividad en el calendario, junto a la situación de pandemia que todavía sufrimos, hace que el tradicional campus de verano tampoco pueda desarrollarse este año”.

Compartir el artículo

stats