Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La voces de aquel Sporting que fue alternativa de poder

José Ángel de la Casa y Pedro Pablo Parrado narraron la final de Copa ante el Barça: “A ese equipo le tocaba ganar un título”

Equipo inicial de la final de Copa del Rey de 1981. Por la izquierda, agachados, Abel, Mesa, Cundi, Uría y Ferrero. Arriba, por izquierda, Redondo, Rivero, Maceda, Joaquín, Jiménez y Ciriaco. | LNE

Equipo inicial de la final de Copa del Rey de 1981. Por la izquierda, agachados, Abel, Mesa, Cundi, Uría y Ferrero. Arriba, por izquierda, Redondo, Rivero, Maceda, Joaquín, Jiménez y Ciriaco. | LNE

Hoy hace 40 años, el Sporting jugó en el Vicente Calderón la primera de sus dos finales de Copa del Rey. Cuatro décadas después, el recuerdo de aquella derrota ante el Barcelona (3-1) sigue encontrando cierta frustración más allá del sportinguismo. “A ese equipo le tocaba ganar un título”, comparten José Ángel de la Casa, la voz del fútbol de Televisión Española, y el gijonés Pedro Pablo Parrado, cumpliendo entonces sus últimos servicios en la cadena “Ser” antes de su sonado fichaje por la “Cope”. Ellos informaron a toda España de aquel doblete de Quini ante su exequipo, de la hazaña frustrada de “un magnífico grupo dirigido por Vicente Miera”. No tienen duda de que, aún sin El Brujo y sin trofeos, disfrutaron “del mejor Sporting de la historia”.

José Ángel de la Casa y Pedro Pablo parrado. | LNE / P. P.

“Quini acaparó la previa. Había gente en Gijón que no entendía la razón de su marcha al Barcelona. La mala suerte del Sporting fue esa y toparse dos años seguidos en la final con dos gallos como Barça y Madrid”, recuerda José Ángel de la Casa, buen amigo de El Brujo. Quini abrió el marcador, igualado por Maceda, e hizo otro más para situarse como protagonista no sólo del antes, también del durante y del después. “Éramos favoritos, pero Helenio Herrera nos había advertido de que aquel Sporting era un equipo muy trabajado, de un nivel muy potente como grupo más allá de individualidades. Nos lo pusieron difícil”, relata Esteban Vigo, el autor del tercer y definitivo tanto azulgrana.

La voces de aquel Sporting que fue alternativa de poder

“El Sporting entró bien al partido, jugando rápido, pero...”, interviene De la Casa. “No, no, el Barcelona fue muy superior”, rebate Pedro Pablo Parrado, que relata de carrerilla la alineación de aquel encuentro todavía con cierta rabia por la oportunidad perdida. “Fuimos una alternativa de poder, pero nos quedamos en eso. También hay que decir que en esas finales de Copa y el subcampeonato de Liga hubo arbitrajes raros y otras circunstancias”, lamenta. “El Sporting era un equipo que, por juego y por estar compuesto por mucha gente formada en el club, provocó que muchos nos encariñáramos con él sin ser sportinguistas. A eso también ayudaba José Manuel, otro gran amigo y gran embajador”, prosigue De la Casa.

Cuesta imaginar ahora a un Sporting disputando una final de la Copa del Rey. “Eso es casi imposible”, dice Pedro Pablo Parrado. “Cada vez es más difícil que se puedan dar esos casos. El fútbol ha cambiado mucho. De lo que sí me alegraría mucho es de volver a verlo en Primera”, añade De la Casa. “Hay que decirle a (Javier) Fernández que se gaste la pasta y que rodee a David Gallego de mejores jugadores. Este año estuvimos cerca de volver, pero necesitamos un nuevo impulso”, concluye Parrado.

Compartir el artículo

stats