Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así trabaja la secretaría técnica del Sporting: El laboratorio de Javi Rico

Manolo Sánchez Murias, Sergio Meana, Caco Morán e Isma Piñera forman el equipo dirigido por Noé Calleja

Javi Rico y Noé Calleja, en Mareo

Javi Rico y Noé Calleja, en Mareo LaLiga

El director deportivo Javi Rico y el secretario técnico Noé Calleja son la parte visible, pero el laboratorio del Sporting para dar con las mejores oportunidades del mercado de fichajes lo forman muchas más personas. Ellas están Caco Morán, Isma Piñera, Sergio Meana y Manolo Sánchez Murias. Su trabajo consiste, esencialmente, en visualizar partidos de diferentes ligas y crear un “mapa de jugadores” en las distintas posiciones. Una suerte de archivo de posibles fichajes del que Javi Rico tira cuando es necesario hacer una incorporación. Un trabajo mucho más necesario en una situación como la actual, en la que el Sporting, como la mayoría de clubes, ha visto mermados sus ingresos y, por ende, su capacidad económica para hacer fichajes. El ingenio y el buen ojo son ahora más fundamentales que nunca.

Los últimos en sumarse a este grupo fueron Sergio Meana y Manolo Sánchez Murias. El primero de ellos lo hizo sustituyendo a Sergio Sánchez, al pasar el de Carbayín Alto a entrenar al filial rojiblanco. Meana está pendiente de renovar su contrato, que finaliza el 30 de junio, y poder así integrarse de forma oficial en el organigrama de la secretaría técnica tras 13 años en Mareo, en los que pasó por diferentes banquillos, incluido el del filial, como segundo de Samuel Baños. Tras la marcha del técnico maliayo, Meana entró a trabajar con el equipo de Noé Calleja.

Un grupo en el que también está otra cara conocida del organigrama sportinguista: Manolo Sánchez Murias, cabeza visible de Mareo y que ahora se desempeña también en la búsqueda de jugadores que puedan ser incorporados al primer equipo o, incluso, al filial rojiblanco.

Los ojeadores dedican la práctica totalidad de su tiempo al visionado de partidos de ligas tan dispares como la argentina o la segunda división alemana. Unas competiciones que se reparten entre cada uno de los ojeadores rojiblancos. Con ese análisis, establecen una batería de nombres ordenados por posiciones. Un archivo del que Javi Rico tira cuando necesita cubrir alguna vacante. Una labor que también se hace en dirección contraria: cuando la dirección deportiva necesita un jugador en concreto da orden a los ojeadores de seguirlo de forma más individual para ver si efectivamente encaja o no en las necesidades del conjunto rojiblanco. El nexo entre unos y otro es Noé Calleja, secretario técnico de Mareo y quien hace de enlace entre Javi Rico y el equipo de scouting, favoreciendo la relación directa entre ambos.

Compartir el artículo

stats