Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Christian Rivera engrosa la lista de gijoneses que jugaron en el Sporting y el Oviedo: "Asturias siempre tira"

Futbolistas que pasaron por los dos clubes asturianos valoran el regreso del pivote: "Es normal que esté ilusionado"

Christian Rivera, en su presentación

Christian Rivera, en su presentación

Ricardo Bango, Javier Uría e Iván Iglesias son algunos de los nombres de futbolistas que han jugado en el Sporting y en el Oviedo. Una lista a la que ahora se suma Christian Rivera, el último fichaje del conjunto de David Gallego que dio sus primeros pasos como profesional vestido de azul tras haber salido por las bravas de Mareo. Futbolistas de todos los perfiles y entrenadores han recorrido la “Y” futbolística para jugar en El Molinón y en el Carlos Tartiere. Una dualidad futbolística que se remonta casi al origen de los tiempos. Ahí está Gil, un portero que en la temporada 1924-25, cuando ni siquiera existía la Liga, llegó a jugar un partido con el Sporting habiendo estado previamente en el Stadium Ovetense, el germen del Oviedo junto al Real Club Deportivo Oviedo.

“A los aficionados les puedes resultar extraño, pero sobre todo cuando estás fuera de Asturias y sale la oportunidad de volver a casa lo lógico es que no te lo pienses”, razona Iván Iglesias. El centrocampista gijonés se crió en las categorías inferiores del Sporting, donde jugó en el filial y llegó a la primera plantilla en 1992. Fichó en 1993 por el Barcelona, donde ganó una Liga y una Supercopa. Volvería a pasar por el Sporting en 1996 para jugar desde ese mismo año y hasta el 2000 en el Oviedo. “Estamos hablando de una cuestión de madurez, no puedes depender de las interferencias de fuera”, analiza Iglesias. “Rivera vuelve a su casa, es gijonés y es lógico que esté lleno de ilusión”, concreta el exfutbolista.

Rivera, con el Oviedo, recibe instrucciones de Sergio Egea

Nacido en Gijón, Javier Uría se crió en el Veriña y el Portuarios hasta donde jugó en juveniles. El paso al futbol profesional lo daría sin embargo en el Oviedo, donde estuvo en una primera etapa entre 1968 y 1974. Internacional por España, jugó el Mundial del 78 en Argentina y antes de jugar en el Sporting pasaría por el Real Madrid entre 1974 y 1977. “Lo mío fue un poco de casualidad. Di Stéfano me llamó en un par de ocasiones para jugar en el Valencia, pero aquello no salió. El Sporting necesitaba un centrocampista, me llamaron y me interesó marchar”, recuerda Uría. “En mi caso hubo una transición, la gente no me dijo demasiado. Son decisiones de cada uno”, abunda.

Ricardo Bango también es de Gijón y aprendió como futbolista en La Inmaculada, desde donde llegó al filial del Oviedo a finales de los ochenta. Jugaría seis años con los carbayones con los que logró un ascenso a Primera y jugar la UEFA. El centrocampista estuvo luego tres años en el Sevilla antes de fichar por el Sporting, donde estuvo otros tres años hasta el descenso a Segunda de la campaña 97-98. “En mis comienzos hubo interés de los dos equipos, lo cual ya es motivo de orgullo. Para mí fichar por el Oviedo fue maravilloso y lo mismo digo de fichar por el Sporting”, razona Bango, que jugaría en Primera División con el Oviedo otras tres temporadas. “La mayoría de la gente lo entiende. La cosa es no meterse en problemas y no hablar mal de nadie”, apostilla el gijonés.

La lista de jugadores que militaron en el Sporting y el Oviedo pudo ser más grande. El propio Quini entrenó varios días con los azules tras desvincularse del Barcelona, pero finalmente el Sporting pudo recuperar a El Brujo antes de su retirada. En un cartel antes de la incorporación a la autovía Minera desde Mareo aún puede leerse un “Michu no” que recuerda a los tiempos en los que se sondeó el posible fichaje del delantero azul. En cualquier caso, la pasión rojiblanca de Christian Rivera está fuera de toda duda. Lo explicó el propio futbolista en su presentación. Para el “Busquets de Laviada” jugar en El Molinón será un sueño cumplido.

Compartir el artículo

stats