Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casting para la mediapunta

Campuzano, con un buen partido contra la Real B, se suma a las opciones para actuar como “10”

Campuzano disputa un balón con Aldasoro en el partido ante la Real B. | M. L.

Campuzano disputa un balón con Aldasoro en el partido ante la Real B. | M. L.

Este verano, en la Escuela de Fútbol de Mareo, se ha abierto un casting para elegir quién jugará el próximo curso como mediapunta en el Sporting. Tras la marcha de Manu García al Alavés, se abre ante David Gallego una terna de candidatos a los que, en las últimas horas, se ha sumado con fuerza un nuevo competidor: Víctor Campuzano. El atacante catalán firmó un buen partido frente a la Real Sociedad B, estando muy activo sobre todo en los primeros minutos, y se suma así a las opciones para actuar por detrás del delantero. Una posición que estará muy cotizada el próximo curso y que, a la espera de ver las incorporaciones en la faceta ofensiva, cuenta con multitud de pretendientes: Pedro Díaz, Nacho Méndez, Gaspar Campos, Pablo Pérez o incluso Aitor García.

Entre todos ellos irrumpió con fuerza el nombre de Campuzano. El escurridizo atacante sportinguista, llegado en el pasado mercado invernal desde el Espanyol, quiere este año terminar de explotar en el club gijonés tras ver su progresión lastrada la pasada temporada a causa de las lesiones. Campuzano ya adelantó a su llegada a Gijón que su posición preferida no era como delantero centro, sino como segundo punta, por detrás de otro ariete como puede ser Djuka. Y ahí actuó el pasado miércoles frente a la Real Sociedad B.

En el encuentro contra el filial txuri urdin, Campuzano demostró muy buenas maneras durante la hora de partido que disputó. Sobre todo, al principio del mismo. En la primera acción del encuentro ya recibió un balón de espaldas para girarse y filtrar un gran pase al espacio para Djuka, que no supo aprovecharlo. Una máxima que repitió durante todo el partido: bajar a recibir, de espaldas, para descargar el juego a una u otra banda. Además, supo asociarse por el centro con compañeros como Gragera, Pedro o Nacho Méndez. Su actuación fue muy aplaudida por Gallego, que le animó constantemente con gritos de “¡Bien, ‘Campu’!”, satisfecho con sus acciones.

Sin embargo, la del exatacante perico no es la única opción para esa posición. También puede desenvolverse ahí, por ejemplo, Nacho Méndez. El luanquín está dispuesto a hacer olvidar la marcha de su amigo Manu García –cedido al Alavés esta temporada–. Se le ve con más galones en el juego sportinguista, mandando y ordenando a sus compañeros con jerarquía. No en vano, a sus 23 años de edad es ya uno de los jugadores más veteranos de esta joven plantilla sportinguista, con más de un centenar de encuentros a sus espaldas y a punto de comenzar su quinta temporada en el primer equipo rojiblanco.

Nacho Méndez quiere sentirse este año importante en el Sporting. Y para muestra de ello un dato clarificador: en lo que va de pretemporada, el gozoniego siempre ha jugado con el número “10” a la espalda. Toda una declaración de intenciones.

De entre los canteranos rojiblancos, quizá ninguno esté tan llamado a sustituir a Manu García como Gaspar Campos. Así llevan tiempo indicándolo sus primeros técnicos en Mareo, que ven en el atacante gijonés muchas de las cualidades que tenía el ovetense. De hecho, aunque Gaspar guste de partir de la banda –sobre todo izquierda– para acabar jugando por dentro, no sería raro verlo actuar detrás del delantero. En esa posición podría hacer valer su potente disparo, así como sus buenas arrancadas. “Intento ser yo mismo, no me planteo sustituir a nadie, estoy al servicio del cuerpo técnico y, sea en la posición que sea, juego sin problema”, aseguró Gaspar esta misma semana.

Otro jugador que podría actuar en esa posición es Pedro Díaz. El pasado año ya lo hizo, por delante de un doble pivote conformado por Gragera y Javi Fuego. El sierense debe ser, un año más, a ser una de las piezas fundamentales de este proyecto rojiblanco. Y podría serlo actuando más cerca del área, donde poder sacar a relucir su fantástico disparo. No obstante, y ante la marcha de Fuego, todo parece indicar que lo más habitual sería verle actuar en el doble pivote, donde se siente más cómodo.

Además de todos ellos, otros futbolistas como Pablo Pérez y Aitor García también podrían acomodarse a la mediapunta. El gijonés ya lo hizo el pasado año y así lo está repitiendo también durante esta pretemporada. El onubense, por su parte, ya actuaba por dentro en su anterior equipo, el Rayo Majadahonda. A ellos se suman otros como Berto, que está cumpliendo un buen papel ahí esta pretemporada, pero todo apunta a que no continuará en el club.

Compartir el artículo

stats