Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El perfil de José Luis Rodríguez "El Puma", nuevo fichaje del Sporting y toda una estrella en Panamá

Internacional absoluto, se le considera de manera oficiosa como el autor del segundo gol de su país en un Mundial, en Rusia 2018

El Puma celebra un gol con la selección de Panamá.

El Puma celebra un gol con la selección de Panamá.

El mundo del fútbol ha dado en bautizar a José Luis Rodríguez, como “el Puma”, pero su madre, su abuela y sus más cercanos en Panamá le dicen el “Cocobolo”, un mote que le pusieron porque de niño no tenía demasiado pelo. A sus 23 años y tras haber firmado con el Sporting, el extremo pasa unos días de vacaciones en su país de origen junto a su madre y su abuela, dos de los seres más queridos en este planeta por el atacante. Natural de El Chorrillo, su llegada a Gijón se ha convertido en todo un acontecimiento en las tertulias deportivas panameñas. Y es que el “Cocobolo” tiene cartel de estrella en su tierra natal, donde es internacional absoluto, y donde le ven como uno de los posibles herederos de Dely Valdés. Quien le conoce bien es Thomas Christiansen, ex del Sporting y del Oviedo y seleccionador nacional de Panamá. “Es uno de los jugadores importantes del equipo. Tiene juventud, ganas y ambición de aspirar a lo máximo”, cuenta el técnico a LA NUEVA ESPAÑA.

José Luis Rodríguez, con Panamá. Pablo PALOMO

Los primeros pasos futbolísticos del nuevo fichaje rojiblanco hay que buscarlos en El Chorrillo, un corregimiento panameño ubicado en Ciudad de Panamá, la capital. La localidad es famosa en el país porque sufrió sobremanera la invasión de los Estados Unidos en 1989. Por eso, y porque hasta hace no demasiados años la zona era la sede de dos importantes equipos, el Plaza Amador y El Chorrillo, un club que ya no existe y donde José Luis Rodríguez dio sus primeros pasos. El Chorrillo fue también la patria chica de Rommel Fernández, mítico delantero panameño que jugó en el Tenerife, Valencia y Albacete y cuyo nombre bautiza el estadio más importante del país. Ángel Sánchez, asistente de Christiansen en la selección panameña, atiende la llamada de este periódico pocos minutos antes de que su hija tome la comunión. “El Chorrillo es una verdadera cuna de futbolistas, un lugar con gran afición al fútbol y un barrio humilde y trabajador, con algunas zonas conflictivas”, explica.

El seleccionador de Panamá, Thomas Christiansen, en un mensaje de apoyo al nuevo futbolista rojiblanco.

“Cocobolo” es toda una referencia para los futbolistas panameños. A sus 23 años, hay muchas esperanzas puestas en que el extremo sea capaz de asentarse en Primera División con el paso de los años. Sus cercanos cuentan que eligió el Sporting por la exigencia que hay en Gijón por el ascenso. El Puma es internacional absoluto y viene de jugar la Copa Oro, una competición en la que también participó Babin con Martinica este mismo verano.

José Luis Rodríguez tuvo una destaca intervención en el histórico Mundial de Rusia, la primera participación en una Copa del Mundo de Panamá. Julio Shebelut es un reputado periodista deportivo panameño que conoce como la palma de su mano el balompié de su país. Ofrece una interesante visión del concurso del nuevo jugador del Sporting en Rusia, entonces a las órdenes de Hernán Darío Gómez “Bolillo”. “Tuvo una lesión importante antes de la cita y se alejó del equipo, pero finalmente le llamaron a él y a Ricardo Ávila cuando los dos estaban en el Gent”, explica el reportero. “Hubo una lesión en el equipo y ello le permitió al Puma ser titular. Tuvo una intervención destacadísima”, añade.

Y tanto que lo fue. Panamá no ganó ningún partido de una fase de grupos que encuadró al conjunto canalero con Bélgica, Inglaterra y Túnez. El primer gol en una Copa del Mundo de Panamá lo anotó Baloy en el segundo duelo contra los ingleses, que terminó con paliza para los centroamericanos (6-1). En el tercer duelo contra Túnez, ya sin nada en juego, los de el “Bolillo” tampoco pudieron sumar los tres puntos. Perdieron (2-1) contra Túnez. El gol canalero lo contó la FIFA como en propia puerta, pero fue en realidad un disparo del Puma que golpeó en un defensor tunecino. “Oficiosamente, se le considera el segundo goleador panameño en un Mundial”, puntualiza Shebelut desde el otro lado del charco.

Familiar y amigable, el nuevo jugador del Sporting mantiene una gran relación con su abuela y con su madre, quien regenta un pequeño restaurante. Como jugador, los que le conocen se deshacen en halagos. “Tiene calidad en el uno contra uno, velocidad, uno contra uno y sabe aguantar muy bien el balón. Su explosividad es lo que le ha llevado a jugar en España”, puntualiza Ángel Sánchez. “Ahora nos estamos centrando en que ayude más cuando el equipo no tiene el balón”, abunda el asistente panameño, quien por cierto, tiene ascendencia gallega y conoce Gijón en primera persona. “Desde luego es un jugador interesante, puede marcar las diferencias. Al final, el fútbol es algo muy del momento, pero es uno de los hombres importantes del equipo”, zanja Christiansen sobre el Puma, un aspirante a ser toda una estrella en su país.

Compartir el artículo

stats