Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mujer, sportinguista y presidenta de una peña: “No es una cuestión de género, es una pasión”

Las féminas ganan peso en la afición del Sporting: son el 25% de los casi 18.000 abonados y dirigen 17 de las 140 peñas

Por la izquierda, Vanesa Díaz, Cristina Piñera, Mari Llorca y Sonia Pasarín posan cons sus bufandas y camisetas rojiblancas en El Molinón. | Marcos León

Por la izquierda, Vanesa Díaz, Cristina Piñera, Mari Llorca y Sonia Pasarín posan cons sus bufandas y camisetas rojiblancas en El Molinón. | Marcos León

En la semana en la que El Molinón dará el salto a disponer del 60% de su aforo y el seguimiento del Sporting repunta con casi 18.000 abonados -17.200 según datos oficiales-, las mujeres sportinguistas quieren ser más. Con todavía solo el 25% de representación entre los actuales socios del club, los últimos años han reflejado un mayor protagonismo en las gradas y en las peñas, donde 17 de las 140 en funcionamiento están presididas o gestionadas por mujeres. LA NUEVA ESPAÑA reúne en El Molinón a Mari Llorca, la más veterana en un puesto de gestión de peñas; Sonia Pasarín, la última en tomar el mandato, y a Cristina Piñera y Vanesa Díaz, representantes de una directiva solamente formada por mujeres. “No es cuestión de género, esto es una pasión”, resumen para analizar una evolución que asumen tan necesaria como natural. “Ojalá vaya en aumento”, coinciden.

Mari Llorca tiene 70 años y su primer recuerdo sportinguista es pedirle a sus padres que le llevaran a El Molinón “a ver jugar a Pica (Biempica)”. “Un día me perdí y no me querían volver a traer. ¡Vaya disgusto!”, cuenta esta gijonesa tan guasona como enérgica. Ser “sangrina” le llevó a “tener que cruzai la cara a alguno por meterse con Quini” y a ser directiva de la peña sportinguista Esteban en 1984 cuando pocas o ninguna mujer se atrevía en Gijón “a metese en estos fregaos”. Desde entonces, esta auxiliar administrativa ya jubilada siempre ha estado ligada a algún cargo de responsabilidad en el mundo de las peñas. Desde 2009 preside Portería Sur. Mari, que jugó de delantera en el Roces en contra de la opinión de sus padres; estuvo en la grada en las dos finales de Copa del Sporting y cuenta por cientos las tardes en El Molinón, es también una interesante voz para acercarse a la presencia de la mujer en el sportinguismo durante los últimos años.

“Antes también había muchas muyeres en el campo, ¿eh?, pero sí es cierto que era de otra manera. Había más machismo”, apunta Mari para romper el hielo. El debate se abre con la conciencia de que, poco a poco, se ha ido ganando terreno a una conciencia social que las cuatro mujeres resumen como: “Los domingos, los hombres al fútbol y las mujeres, a cuidar en casa de los niños”. En este punto, Cristina Piñera y Vanesa Díaz, presidenta y vicepresidenta de la peña Mate Bilic-Los Collacios, respectivamente, encarnan la fórmula de cómo se ha ido derribando esa barrera casi sin pretenderlo. Primero, por participar en una peña sportinguista con una directiva completamente de mujeres simplemente porque “surgió así entre un grupo de amigos”. También por dar ejemplo a sus hijas, Andrea e Itzíar.

Sonia Pasarín, Cristina Piñera, Mari Llorca y Vanesa Díaz Marcos León

“Nosotras siempre hemos venido a El Molinón con nuestras hijas, nunca se nos planteó ese problema. Tampoco se nos reprochó nada por el hecho de ser mujer”, explican. Ambas tienen 45 años, son gijonesas y han vivido desde muy pequeñas la afición al equipo. Cristina, ama de casa, lo lleva casi en la sangre. Es sobrina de Mariano Fernández Prendes, exconsejero rojiblanco ya fallecido. Junto a Vanesa, auxiliar administrativa, ha llegado a dormir tres días al raso en El Molinón para conseguir una entrada. “Fue para ir a Getafe. Nos jugábamos permanecer en Primera”, explican. Sí evidencian que a la hora de la práctica del fútbol perciben muchas diferencias aún. “Si una niña quiere dedicarse al fútbol no tiene un futuro como puede tenerlo un hombre. Ahí sí queda camino bastante por recorrer”, subraya Vanesa Díaz. De vuelta al Sporting y las peñas, Sonia Pasarín tiene una clara premisa. “Da igual que sea mujer o hombre quien esté al frente de la peña. Lo importante es hacerlo bien. Eso sí, para el tema de tesorería, yo creo que las mujeres somos más ordenadas”, comenta quien es otro ejemplo de las diferentes formas de abrazar el sportinguismo. Aunque nacida en Gijón, se trasladó a Vegadeo siendo muy niña. Y a partir de ahí, “hora y cuarto para venir a El Molinón, y otro tanto igual para volver a casa”. Los viajes forjaron una fe rojiblanca que, desde hace unas semanas, llevaron a esta agente de seguros a presidir la peña Vegadeo, una de las más numerosas de la familia rojiblanca. “Tenemos unos 174 socios. Si el partido es fuera, lo vemos todos juntos en el bar El Ferial. Si es en casa, fletamos un autocar que casi siempre va lleno. Como dice Jano, el anterior presidente, no somos una peña, somos una piña”, resume. “Viajé con el Sporting por toda España y lo de antes sí que era viajar”, desliza Mari, un motorín cuando arranca a hablar. “No había posibilidad de organizar autocares como ahora. Mirabas los trenes que había, luego el autocar con el que podías enlazar... y entre medias lavabas un poco la cara en los baños de la estación que tocase”, recuerda. “Mari dice estar feliz por la vuelta de Cuéllar al Sporting, al que quiere “casi tanto como a Quini”. “Dice que soy como su madre”, comenta con orgullo. Notar complicidad con los jugadores es, para ellas, un incentivo importante para asumir horas y horas perdidas en organización de viajes, rifas, reuniones...

Sonia Pasarín, Mari Llorca, Vanesa Díaz y Cristina Piñera. Marcos León

“Nosotras planteamos a nuestros socios qué viajes quieren hacer cada temporada y después somos nosotras las que concretamos qué destinos son posibles y los sometemos a votación”, detalla Cristina Piñera. Uno de esos compañeros de viaje se ha convertido ahora en protagonista. “Guille Rosas hizo muchos desplazamientos con nosotras desde chiquitín. Ese crío sí que lo vive. Siente el sportinguismo como nadie”, aseguran Cristina y Vanesa. El protegido de Sonia Pasarín es otro lateral derecho, el histórico José Antonio Redondo. “Es muy amigo de la familia y ha estado muchas veces en nuestra casa. Siempre nos ayuda mucho a todos los que formamos las peñas”, dice la presidenta de la peña Vegadeo. La conversación se centra de nuevo en el fútbol sin que ellas quieran dar excesiva importancia a su pujante papel en que las mujeres sigan sumando protagonismo dentro de la afición rojiblanca. “En la Federación de Peñas estamos muy comprometidos con la igualdad de la mujer en este tipo de cargos y para nosotros sería un éxito que en pocos años estemos hablando de que hay la misma cantidad de presidentes de peñas hombres que mujeres”, subraya Jorge Guerrero, presidente de la Federación de Peñas. “Se nos da mejor a nosotres, dígotelo yo, aunque en mi caso ya estoy ya un poco cansada y quiero que me den el relevo. Y si tien que ser un paisano que sea, ¿eh?. No voy a poner problema”, concluye Mari, entre las risas de sus compañeras. “No marches, que este año subimos, Mari”, responden abriendo un nuevo debate. “Veremos a ver. Ya te lo diré yo”, concluye, la siempre combativa presidenta de la peña sportinguista Portería Sur.

Compartir el artículo

stats