Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un arranque prometedor del Sporting

Gallego mejora sus números respecto al equipo del año pasado y suma 13 puntos, la cifra más alta en lo que va de siglo en Segunda a estas alturas

Los jugadores del Sporting celebran la victoria ante el Leganés, con David Gallego en el centro. | Juan Plaza

Los jugadores del Sporting celebran la victoria ante el Leganés, con David Gallego en el centro. | Juan Plaza

Explicó David Gallego que, tras el triunfo de infarto contra el Leganés del viernes, él mismo necesitó un tiempo antes de poder sentarse en la sala de prensa de El Molinón. Después, aún en caliente, con la adrenalina corriendo por el cuerpo, afirmó lo siguiente. “Estoy contento. Ha habido una evolución respecto al año pasado”. El técnico de Suria se refería quizás más a las sensaciones en el juego que a los números. Pero también en lo cuantitativo este Sporting promete. Solo hay un punto de diferencia respecto al arranque del año pasado. Pero también, con cinco jornadas disputadas del campeonato, el conjunto rojiblanco nunca había sumado tantos puntos en lo que va de siglo y en la categoría de plata.

La primera diferencia respecto al año pasado la marca el calendario. El año pasado la quinta jornada se disputó el 11 de octubre porque la competición empezó más tarde por la pandemia. Fue precisamente en esa jornada cuando David Gallego experimentó su primera derrota en la competición regular desde que se convirtiera en inquilino del banquillo asturiano. Fue de la forma más dolorosa posible. Contra el eterno rival, el Oviedo, en el Carlos Tartiere (1-0). Hasta ese día, había números de ensueño. Cuatro victorias seguidas (Logroñés, Cartagena, Girona y Almería), cinco goles a favor y ninguno en contra. El equipo era líder y cedió su puesto al Espanyol.

Al Sporting de David Gallego aún le resta un largo y duro camino para poder seguir los pasos de aquellos equipos que se mantienen en la memoria de la afición rojiblanca. Aquellos mágicos combinados de Manolo Preciado y del “Pitu” Abelardo que devolvieron al club a la élite. Sin embargo, también es cierto que, por lo menos a fecha de hoy, el Sporting actual estaría por encima de la tabla de los dos plantillas que lograron subir a Primera División, que también se marcaron dos muy buenos comienzos.

El Sporting del ascenso de Preciado, el de la temporada 2007-2008, arrancó el curso en casa ante el Poli Ejido (4-0). Después, empató contra Las Palmas (2-2) y contra el Elche (1-1), para luego sumar dos victorias seguidas contra el Xerez (0-2) y contra el Albacete (1-0) en El Molinón. En total, 11 puntos en el casillero que colocaban a ese Sporting en un importante tercer puesto. Una plaza de ascenso directo a Primera en una época en la que aún no existía la fase de promoción.

El Sporting de Abelardo que subió a Primera en Sevilla, el de temporada 2014-2015, también empezó a un gran ritmo el año. Ganó en la primera jornada en Los Pajaritos al Numancia (1-2). Después, en el debut en Gijón, ganó a la Ponferradina (2-1), para luego sumar dos empates consecutivos ante el Albacete y el Girona, los dos con idéntico resultado de tablas con un gol para cada escuadra. En la quinta jornada de Liga, el Sporting asaltó Anduva ganado por cero goles a dos al Mirandés. En total, 11 puntos y otro tercer puesto, que le daba derecho a jugar el play-off.

El arranque de Gallego tiene su mérito porque, aunque por historia el Sporting siempre debe aspirar al ascenso a Primera, no siempre fue ese el objetivo real del equipo. Hubo comienzos dubitativos, como el de la 2012-2013, cuando el conjunto rojiblanco estaba por estas mismas fechas penúltimo en la tabla con solo dos puntos. O el de la 2002-2003, cuando con tres empates y dos derrotas en cinco partidos el equipo era también penúltimo. Por el contrario, en la 2013-2014, el Sporting también era líder tras cinco partidos, con 11 puntos cosechados tras tres victorias y dos empates.

Compartir el artículo

stats