Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una historia contrapuesta: Sporting y Málaga, caminos convergentes

Los dos equipos subieron a Primera en 2008 y, tras cuatro años juntos, los andaluces jugaron Champions y los gijoneses bajaron

Gregory consuela a Nacho Cases tras consumarse el descenso. | LNE

El 13 de mayo de 2012 es una fecha que nunca se perderá en el imaginario malagueño. Entonces, el conjunto andaluz firmaba por primera vez en su historia la clasificación para disputar la Champions League, un hito impensable no mucho tiempo atrás. Lo hizo venciendo al Sporting en La Rosaleda, con un gol de Rondón, de cabeza, a la salida de un córner. Un tanto que tenía su cara amarga en lo que se refiere a los rojiblancos: con aquella derrota, el Sporting volvía a Segunda División, rubricando su descenso. Sin embargo, la relación entre ambos clubes había empezado tiempo atrás, cuando subieron juntos en la temporada 2007-08.

Las trayectorias de Sporting y Málaga, que hoy vuelven a encontrarse, fueron completamente distintas hace apenas una década. Tras subir de la mano a Primera División, su comportamiento en la máxima categoría española no pudo ser más dispar. Los andaluces, apoyados por el dinero del jeque Al Thani, consiguieron por primera vez en su historia jugar la máxima competición europea. Los rojiblancos, por su parte, lograron hitos imborrables, como aquella victoria al Real Madrid de Mourinho en el Santiago Bernabéu, con un gol de De las Cuevas, pero terminaron por descender de nuevo. Y lo hicieron, precisamente, tras perder contra los malacitanos.

El gol de Rondón que condenó al Sporting y coronó al Málaga

A aquel último encuentro de la temporada 2011-12 el Sporting llegaba casi desahuciado, pero con opciones. Con Javier Clemente como técnico –aunque no en el banquillo, ya que estaba expulsado: fue Abelardo quien dirigió al equipo–, los rojiblancos llegaron a la última jornada liguera implorando un milagro. Tenían que ganar al Málaga y que Rayo Vallecano y Zaragoza perdieran sus partidos. Solo así se conseguiría la permanencia. El Málaga, por su parte, debía hacer los deberes para ser equipo Champions la temporada siguiente.

Un gol de Rondón acabó con el sueño rojiblanco, que acabó en lágrimas de desconsuelo por el descenso. Lágrimas, pero de alegría, vertieron los malagueños por la clasificación histórica para la Champions. Y La Rosaleda despidió al Sporting con cánticos de apoyo: “Es de Primera, Sporting es de Primera”.

Compartir el artículo

stats