Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fran Villalba da juego... y debate

“Hace más daño jugando por dentro, participa más y está más cómodo”, dice del mediapunta López Garai, su extécnico

Fran Villalba, junto a Lucas Ahijado en el derbi asturiano Ángel González / Irma Collín

Fran Villalba fue, un partido más, el jugador más determinante del Sporting. El encuentro del Carlos Tartiere cambió sus tornas a la hora de juego, cuando el centrocampista valenciano centró su posición, por detrás de Djuka. Una conexión de la que partió el gol rojiblanco, tras una maravillosa asistencia de Villalba que el montenegrino convirtió en el tanto del empate. Una circunstancia que hace que la parroquia sportinguista comience ya a avivar un nuevo debate sobre el mejor jugador sportinguista del curso –con tres goles y una asistencia–: ¿debe Villalba jugar como mediapunta, como viene haciendo todo el curso, o en banda, como los últimos partidos? Un debate que no es nuevo en la ciudad y que ya se vivió en la figura de Manu García. Un jugador al que Villalba tenía la obligación de hacer olvidar, una empresa que está cumpliendo con creces.

La respuesta a este debate la tiene el exrojiblanco Aritz López Garai, que fuera técnico del valenciano en el Numancia, en la temporada de su explosión como futbolista. “Es un jugador que se adapta bien a ambas posiciones”, arranca el técnico, “por mucho que parta de la banda izquierda, su tendencia va a ser siempre acabar por dentro”.

Sin embargo, López Garai no duda de que “Fran se siente mucho más cómodo jugando por dentro, porque ahí puede participar más y hacer más daño”, explica. “Si juega detrás del punta tiene más posibilidades de tener más intervenciones de mayor peligro”, sentencia. Así lo refrenda incluso el propio jugador, que en la previa del derbi asturiano ya aseguró que “donde más cómodo me siento es jugando por dentro, estoy más liberado”.

No obstante, el que fuera jugador sportinguista alaba el trabajo de David Gallego. “Está teniendo buen criterio”, analiza López Garai, que entiende que coloca a Villalba en banda “cuando quiere juntar más efectivos cerca de Djuka”, dando entrada así a Campuzano como segundo punta. Así lo explicó también David Gallego tras el encuentro del Tartiere, asegurando que “le dije que jugara donde quisiera”.

López Garai asegura que “la posición de extremo no les es ajena” a Villalba, que ya la ocupó en otros momentos. De hecho, recordó Gallego, el Sporting le fichó como un extremo, no tanto como media punta. En esa posición, partiendo desde fuera, el valenciano también puede crear peligro. “Si inicia desde la banda es mucho más indetectable para la defensa, con un lateral que no le sigue y apareciendo a la espalda de los pivotes”, explica.

Al final, para López Garai lo importante es que Villalba esté sobre el terreno de juego. “Siempre quieres que esté en el once”, concede el vasco, que otorgaría al habilidoso jugador “libertad para moverse por todo el frente de ataque”. De hecho, el que fuera su entrenador llama la atención sobre la importancia de que no cuente con muchas obligaciones defensivas “para que pueda estar más fresco en labores ofensivas”. Una circunstancia que, de extremo, no se puede garantizar, toda vez que los laterales le pueden exigir más en defensa. “Por el centro es más fácil darle esa libertad, porque ahí no sufre replegando con el lateral”, incide.

Con todo, de extremo como contra el Oviedo o el Amorebieta o de mediapunta como el resto del año, Villalba está siendo el jugador más diferencial del Sporting en lo que va de campeonato, llegando incluso a alzarse con el trofeo al mejor jugador del mes de septiembre, otorgado por los aficionados. Algo que, ni mucho menos, llama la atención a López Garai, que conoce bien sus cualidades. “No me sorprende”, confirma el que fuera su entrenador, que confía en que Villalba “va a ser un jugador con mucho peso en Primera”.

Para el vasco, el mediapunta valenciano “está teniendo un rendimiento acorde a la confianza que le están dando”. Una máxima que también confirma el jugador, que valora especialmente haber logrado en Gijón esa estabilidad que tanto buscaba. “Se siente muy arropado por el club, la afición y el entrenador, y eso se nota en el campo”, subraya López Garai, que ve en él “un jugador totalmente diferencial para la categoría”.

Lo único que llama la atención del preparador vasco es el acierto goleador que está luciendo Villalba en lo que vamos de curso, con tres goles en nueve jornadas. Una faceta en la que no está habituado a prodigarse tanto. “Es lo que más me sorprende”, explica, recordando cómo, cuando le entrenaba, “le tenía que exigir para que pisara el área rival y finalizara él las acciones”. Por ello, aplaude el “paso al frente” que el talentoso atacante dio en este sentido y que le hace ser el jugador más diferencial del Sporting, junto a Pedro, Mariño y Djuka. “Pedro es el enlace, el que hace jugar el equipo; Mariño es un seguro; y Djuka es capaz de generar mucho y finalizar muy bien”, remarca López Garai, consciente de la importancia de Villalba, que genera juego… y debate.

Compartir el artículo

stats