Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nilsson, su comparación con Robin Lod y su labor como “espía” sueco en España

El exrojiblanco visita a clubes de Primera para exportar su trabajo de cantera al Malmö: “Me encanta el fútbol de Luis Enrique”

Nilsson, ayer, en la ciudad deportiva del Villarreal.

Nilsson, ayer, en la ciudad deportiva del Villarreal. J. N.

El suyo fue uno de los fichajes estrella del Sporting de Plácido Rodríguez. Joakim Nilsson (Landskrona, Suecia, 31-3-1966), que vistió de rojiblanco entre 1990 y 1993, es desde hace seis temporadas el responsable de la cantera de uno de los clásicos del fútbol de su país. “Me encargo del método de entrenamiento de los jugadores del Malmö de entre 6 y 16 años”, explica aquel fino centrocampista rubio, a quien la conversación con LA NUEVA ESPAÑA le pilla en Alicante. “Estamos visitando al Villarreal y también lo haremos con el Levante. Antes ya estuvimos observando al Athletic, a la Real y al Alavés”, detalla. El propósito: coger ideas para la cantera sueca, entre las que incluye su predilección por la filosofía de un excompañero: Luis Enrique.

Joakim Nilsson, ayer, en la Ciudad Deportiva del Villarreal. En el círculo, en su etapa como futbolista del Sporting. | J. N. / LNE

“Apoyo totalmente a Luis Enrique. ¡Cómo está jugando España con él!”, afirma Nilsson sobre el entrenador de la selección con la que Suecia compite por un puesto en el próximo Mundial de Qatar. “Tiene mucha valentía, practica un fútbol bonito y traslada al futbolista la confianza de que junto a él todo se va a solucionar. No hay miedo. Ojalá en el Mundial estén Suecia y España”, añade sobre el que fuera su compañero en aquella última clasificación del Sporting para la UEFA, de la que esta temporada se cumplen 30 años.

“Creo que fijándonos en cómo se trabaja aquí nosotros podemos mejorar en la forma de educar a nuestros futbolistas”, dice Nilsson, que no tiene en su agenda pasarse por Mareo. “Me gustaría volver a Gijón. Desde que me fui del Sporting no he vuelto a estar allí. Sólo he podido ver partidos del Sporting, pero por televisión”, explica. “Tuve tiempos buenos y otros un poco peores, pero de mi etapa en el Sporting solo puedo decir que tengo muy buenos recuerdos y la gente me trató siempre muy bien”, subraya.

A la hora de entrar en detalle, Nilsson, como su fútbol, tira de elegancia a la hora de responder a la pregunta de qué faltó para triunfar en Gijón. “Me faltó continuidad, que es lo que necesita todo futbolista. Por supuesto que querría haber jugado más, pero así es la vida”, resume. En la charla sale el nombre de Robin Lod. El finlandés pasó por el Sporting hace tres temporadas, convirtiéndose en un futbolista que muchos comparaban con Nilsson por sus excelentes cualidades técnicas, y también por su frialdad. “¿Si era necesario tener más sangre caliente? No conozco a Robin Lod pero seguro que él, al igual que hice yo, trabajó mucho para dar lo mejor al equipo”, responde Nilsson.

El sueco tiene dos nombres presentes cuando se le habla del Sporting: Óscar (Luis Celada) y Paulino (Tuñón). “Óscar fue mi compañero de habitación y todavía mantengo con él una gran amistad”, relata. “Paulino fue el primero que me llamó para ficharme. Era el único de la directiva del club que hablaba inglés y hablamos por teléfono para ver si estaba interesado en venir. Luego mi agente lo cerró todo”, recuerda. En cuanto a la actualidad que envuelve al conjunto gijonés, tras enterarse a través de LA NUEVA ESPAÑA del empate en el derbi, el escandinavo se suma al apoyo para el ascenso. “Ojalá logren este año volver a Primera”, subraya.

Padre de dos hijos, ambos heredaron su habilidad para el fútbol. “Mi hija mayor tiene 24 años, jugó en un equipo, pero ahora lo ha dejado por falta de tiempo. El pequeño (Melker) juega en el Falkenbergs de Suecia. Acaban de bajar a Segunda. Él es pivote, tanto defensivo como ofensivo. A ver si suben”, puntualiza antes de volver a sus labores de “espía” del método español. “No olvide recordar que estoy muy agradecido a Gijón”, concluye, en buen castellano, un gentil Nilsson.

Compartir el artículo

stats