Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los recuerdos del último Sporting-Valladolid: el doble y triste adiós de Lora

El madrileño acabó su etapa como rojiblanco con la derrota frente al equipo pucelano en el play-off de ascenso de 2017-18

Lora intenta superar a Toni Villa en el último Sporting-Valladolid en El Molinón. LNE

La herida que dejó en el sportinguismo el último Sporting-Valladolid es tan profunda que hasta David Gallego se hizo eco del sentimiento que ha palpado en los últimos días en la ciudad y en el club: “Sé que aquello hizo daño, que hay una cierta rivalidad”. El 1-2 acabó con las opciones rojiblancas de seguir luchando por el ascenso en el play-off de la temporada 2017-18, ya mínimas tras el 3-1 de Zorrilla. Para uno de los protagonistas de aquel partido, Alberto Lora, el dolor fue aún más profundo porque supuso el adiós al equipo en el que jugó diez temporadas como profesional.

“Ya sabía que era mi último partido, pero lo que más me fastidió fue la eliminación y no poder dejar al Sporting en Primera”, asegura Lora, que apura su carrera deportiva en el Marino de Luanco, en Segunda RFEF. Titular indiscutible durante siete temporadas, en las dos últimas había perdido protagonismo y ya sabía que, pasara lo que pasara en el play-off, dejaría de vestir de rojiblanco. “En 2017-18 empecé jugando las cuatro primeras jornadas, hasta el derbi. Después sufrí una lesión bastante seria, en León, y no volví a ser titular hasta el partido de Granada, en el que marqué, y en el último contra el Córdoba”.

Lora vio desde el banquillo del Nuevo Zorrilla el 3-1 del partido de ida de la promoción, que confirmó las dinámicas de los dos equipos en aquel final de temporada: “Hicimos una temporada muy buena, pero con un esfuerzo enorme porque Baraja contaba casi siempre con el mismo once. Muchos compañeros llegaron al play-off con las fuerzas justas. Al Valladolid le pasó todo lo contrario. Recuerdo que en Liga ganamos allí 0-1 y sorprendieron a todo el mundo metiéndose en play-off. Y luego pasó lo que ocurre muchas veces, que el que llega como sexto acaba subiendo”.

Para Lora la eliminatoria estuvo condicionada por la condición física: “Tácticamente teníamos los conceptos muy claros, el equipo competía y en la segunda vuelta llegó un jugador tan importante como Jony. En mi opinión, el entrenador debió de utilizar más a toda la plantilla, especialmente a los jugadores ofensivos. Mientras, se notaba que el Valladolid estaba muy fresco en esos momentos”.

“Nunca quieres asumir que está todo perdido”, recalca Lora sobre el modo en que el Sporting afrontó el partido de vuelta. “Un 3-1 siempre es remontable en casa. Intentamos marcar pronto, pero al no conseguirlo ya vimos que estaba muy complicado. La verdad es que el Valladolid fue superior”. La sensación al final del partido fue de vacío: “Estaba jodido por perder, pero también empecé a pensar en todo lo que había vivido en Gijón”.

La afición pucelana celebró por todo lo alto la clasificación de su equipo para la eliminatoria decisiva por el ascenso, en la que superó al Numancia (0-3 y 1-1). Ahora, de vuelta a Segunda tras tres temporadas en la máxima categoría, el ambiente en Valladolid no es el mismo, pero se anuncia la presencia hoy de al menos 575 aficionados, que viajarán en los cinco autobuses fletados por la federación de peñas. Será el decimonoveno Sporting-Valladolid de la historia en El Molinón en Segunda, con una estadística bastante equilibrada: nueve victorias del Sporting, dos empates y siete triunfos del conjunto pucelano.

Compartir el artículo

stats