Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pelayo Suárez Defensa del Sporting cedido en el SD Logroñés

“Me está sirviendo de mucho todo lo que aprendí con David Gallego”

“En el Sporting se nota que es el segundo año con el mismo entrenador; hay buen grupo, todos van a una”

Pelayo Suárez, en un partido con el Logroñes. | SD Logroñés

Pelayo Suárez López (Gijón, 9 de julio de 1998) ha encontrado en Logroño lo que echó de menos la pasada temporada en el Sporting: continuidad. Aceptó una cesión a un equipo de la recién creada Primera RFEF, la Sociedad Deportiva Logroñés, y cree que acertó de pleno porque ha encontrado un entrenador y un equipo que se adapta a sus características. Se hizo pronto con la titularidad, a la que ahora espera volver tras recuperarse de una lesión que le impidió participar en el último partido. Al fondo, la deseada vuelta al Sporting, su club de siempre, o en todo caso la posibilidad de consolidarse en Segunda División porque “el fútbol no se acaba en Mareo”.

–¿Cómo va la experiencia en el Logroño?

–Estoy muy contento a nivel personal. Y en lo colectivo, el equipo está muy bien. Están llegando los resultados y nadie esperaba que a estas alturas fuésemos sextos y que incluso llegásemos a entrar en play-off.

–¿Cómo juega el SD Logroñés?

–Desde el primer día, la propuesta de nuestro entrenador, Raúl Llona, es la del fútbol de toque porque se atiene a las cualidades del equipo. A mí me viene bien porque siempre me inculcaron salir jugando. Lo que quiero es volver a encontrarme a mí mismo, recuperar la confianza. Llevaba catorce años en el Sporting y al salir te planteas muchas cosas, maduras. Además, aquí me lo están poniendo muy fácil.

–¿Cómo es la Primera RFEF?

–Tiene un nivel alto, más parecido al de Segunda que a la Segunda B. Hay muchos equipos bien trabajados y campos importantes.

–¿Sigue de cerca al Sporting?

–Por supuesto. Es mi equipo, siempre seré sportinguista, me viene de familia. Intento ver todos los partidos y, si no, estoy pendiente de los resultados. Me está gustando. Se nota que ya son dos años con el mismo entrenador, con una idea que transmite al equipo. Hay un buen grupo humano y todos van a una.

–¿Cree que ha mejorado respecto a la pasada temporada?

–Gallego ha trabajado mucho para llegar con más gente al área. Y están participando más jugadores que el año pasado.

–¿Preocupado por las dos últimas derrotas?

–En absoluto. Estoy de acuerdo con lo que dijo Gallego. Se vio un muy buen Sporting, sobre todo en este último partido, ante otro gran equipo. Eso hace que la afición esté siempre muy metida. La temporada en Segunda es muy larga, pero yo creo que esta vez el equipo puede aguantar arriba.

–¿Tuvo claro que lo mejor era salir cedido?

–Yo lo tenía bastante claro. Y, además, desde el primer momento Gallego fue muy claro y directo, lo que le agradezco. Me dijo que era bueno para mí salir para crecer futbolísticamente, para tener minutos. La temporada pasada, aunque no jugué mucho, me vino muy bien para evolucionar como jugador. Gallego es un entrenador que te enseña mucho, me estoy dando cuenta ahora de lo mucho que me sirven los consejos que me dio.

–El 30 de junio finaliza su contrato. ¿Se hace ya algún planteamiento de futuro?

–Ahora mismo en lo único que me centro es en dar mi mejor versión aquí. El objetivo es demostrar que puedo dar el salto a Segunda División, incluso que puedo ser uno de los mejores centrales de la categoría. Ojalá que lo consiguiera hacer ser en el Sporting, por supuesto, pero si no tendría que buscarme la vida porque el fútbol no se acaba en Mareo.

La dura vida de los cedidos


De momento, Pelayo Suárez es el jugador del Sporting que más provecho está sacando a su cesión. Aunque llegó después de disputada la primera jornada del grupo I de la Primera RFEF y fue suplente en la segunda, a partir de la tercera se hizo con el puesto de titular en el centro de la defensa del SD Logroñés. La racha se truncó en el partido frente al Zamora en el Ruta de la Plata, al sufrir una lesión que le impidió participar en la última jornada, frente al Unionistas. Está en la recta final de su recuperación, pero todavía no podrá reaparecer el domingo, cuando el Athletic B visitará Las Gaunas. El sportinguista más renombrado entre los cedidos, Manu García, volvió el domingo a la titularidad en el Alavés, que había perdido tras un buen comienzo, saliendo de inicio en las tres primeras jornadas. Javi Calleja alineó durante 56 minutos al ovetense, que todavía no ha completado ninguno de los ocho partidos en los que ha participado hasta el momento. Ayer, ante el Elche, fue suplente y entró en el minuto 74. Al igual que Pelayo Suárez, el extremo Pelayo Morilla aceptó una cesión a un equipo de la Primera RFEF, el Algeciras, donde se ha visto frenado por una lesión. Solo acumula 43 minutos, gracias a los 21 en los que participó en la última jornada, frente al Betis B. Aún así, Morilla anotó un gol en el partido de la máxima rivalidad frente a la Balompédica Linense, que el Algeciras ganó por 0-4. Por último, el guardameta Christian Joel solo ha podido jugar un partido, de Copa, en el AEK de Chipre. El cubano ha entrado en todas las convocatorias en el campeonato de Liga, que domina el AEK, pero el entrenador ha mantenido su confianza en el guardameta titular, Toumpas.

Compartir el artículo

stats