Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierzo se lleva los puntos: así vivió la Mareona la derrota en Zaragoza

“Firmábamos el empate”, afirman el centenar de rojiblancos que se dejaron ver en La Romareda para apoyar al Sporting

Aficionados sportinguistas, en Zaragoza.

Cuentan los locales que no es tiempo de que arrecie con dureza el viento del cierzo y que cuando aparece suele durar tres días. El de ayer era el segundo que se dejaba notar en Zaragoza y terminó helando al centenar de aficionados rojiblancos desplazados a La Romareda para animar al Sporting. Los puntos también volaron para decepción de una Mareona que llegó desde diferentes puntos. A la clásica presencia ya de representantes de La 1905 se sumó, en su primer viaje esta campaña, la peña Nuevo Gijón. Hasta desde Barcelona vino la peña de Quini ubicada en la Ciudad Condal. “Firmamos el empate”, comentaban la mayoría antes de rodar el balón. Al final, con más razón.

El cierzo se lleva los puntos

“No están las cosas muy bien para ninguno”, comenta Pablo Díaz Stalla en los aledaños de La Romareda. Falta una hora para que el partido comience y el que fuera futbolista del Sporting va notando cómo su recuerdo sigue vivo en la capital maña. Él, blanquillo durante seis campañas, fue el lateral izquierdo que dejó Mareo para levantar dos Copas del Rey con el Zaragoza. No tardan en pedirle fotos aficionados locales. A su lado, su mujer y su hija, Micaela. “Ella me ha salido del Sporting. El mayor, Hugo, es muy del Zaragoza”, dice Pablo. Hugo está en Oviedo, donde estudia, siguiendo el partido por televisión.

El cierzo se lleva los puntos

No a muchos metros del campo, en una zona en la que se concentran varios locales hosteleros, son varios los aficionados del Sporting concentrados. “Llegamos el sábado y aprovechamos a conocer un poco la ciudad, pasear por la zona de El Pilar, y también hicimos parada intermedia”, comentan los miembros de la peña Nuevo Gijón. Es el primer desplazamiento que hacen desde la pandemia y lo han apurado al máximo. “La parada intermedia fue en Logroño. Lo pasamos como los indios por El Laurel”, descubren.

El cierzo se lleva los puntos

Cuando la conversación gira hacia lo deportivo, el discurso se modera. “Gallego hace los cambios un poco tarde y el equipo no llega bien a los minutos finales”, reflexiona José Manuel Álvarez. “Si venimos ye pa’ llevanos los tres puntos, pero ya sabes...”, dice Cova Noriega. “Va a ser un cero a cero, muy claro”, aseguran los primos Carlos y Rubén Sordo. Ellos son gijoneses, pero vienen desde Madrid. El primero es fisio, el segundo consultor. “En cuanto tenemos libre también vamos a El Molinón”, comentan. El ambiente es festivo, pero los pronósticos siguen apuntando a una igualada.

El cierzo se lleva los puntos

“Siempre que cogemos una buena racha luego nos viene una larga negativas como ésta”, comentan Sergio Alonso y Adrián Palacio, vecinos de Nava que se han desplazado a Zaragoza en coche. Para odisea, la de Aitor López. Miembro de la peña sportinguista Quini de Barcelona, él vive en Sabadell. “Primero cogí un tren hasta Barcelona y luego un Alsa”, comenta, algo nervioso, ante una de las puertas de acceso al campo. Pronto se unen el resto de compañeros de la peña. “Ganamos seguro, hombre”, se escucha antes de que el pitido inicial y el molesto cierzo acabe llevando la contraria a la afición del Sporting.

El cierzo se lleva los puntos

Compartir el artículo

stats