Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estas son las razones por las que el Sporting no despide a David Gallego

El Sporting mantiene la confianza en el técnico catalán, que se sentará en el banquillo de El Molinón frente al Fuenlabrada

Por la izquierda, David Gallego, Javier Fernández y Javi Rico Juan Plaza

El Sporting de Gijón mantiene la confianza en David Gallego. A pesar de la galopante crisis de resultados, el técnico catalán cuenta con el total respaldo el consejo y dirección deportiva. El club ni siquiera se ha planteado la destitución de Gallego, al que consideran el mejor técnico posible para el proyecto. Los rectores no quieren repetir errores del pasado, conscientes de que un cambio en el banquillo no garantiza una reacción. Aunque se observa con lógica preocupación la caída, Gallego mantiene el respaldo a nivel interno. Se espera una reacción desde este sábado con la visita del Fuenlabrada a El Molinón. Hay una buena valoración del catalán, y de su equipo de trabajo, pero sin esconder que el análisis está sujetado a los resultados.

1 Apoyos internos.

David Gallego cuenta con la confianza y el respaldo de la ejecutiva del club y la dirección deportiva. Javi Rico, su avalista, tiene total confianza en el técnico; de la misma forma que los rectores del club creen en su perfil. Hace un mes se consideraba que era el mejor guía para esta joven generación. El idóneo para el Sporting, con miras a largo plazo. Y aunque se observa la caída con preocupación creciente, ni siquiera la dinámica de resultados –uno de los últimos veintiún puntos, la segunda peor marca en la historia de la entidad en Segunda– no ha llevado al consejo a plantearse hoy por hoy su destitución. Sus antecesores cayeron tras crisis similares. Pero de Gallego se tiene en cuenta su papel en su primer curso y hasta hace apenas un mes. Se valora también su capacidad para gestionar el jovencísimo grupo de futbolistas que tiene a disposición en la plantilla, muchos de ellos en pleno aterrizaje en el profesionalismo y todavía pendientes de adaptarse . Y el rendimiento y ruido internacional que están haciendo: tres (Rosas, Gaspar y Gragera) han dado el salto a la selección sub-21 en los últimos meses. Aunque mandarán los resultados, se confia en el trabajo de cara a presente y futuro.

2 El equipo de trabajo.

El club también tiene una valoración positiva del cuerpo técnico de Gallego. Se considera que son grandes profesionales y muy cualificados en sus respectivas áreas. De Toni Clavero, su segundo, y que llegó a la entidad de la mano de Gallego, agrada su perfil y se tiene muy en cuenta sus amplios conocimientos como un técnico altamente cualificado y con experiencia en varios campos. De Eduardo Domínguez se destaca que tiene mucho peso en la planificación física tanto del primer equipo, como de las categorías inferiores. A todos ellos se les considera uno de los equipos más profesionales que han pasado por la entidad en estos años.

3 Malas experiencias del pasado.

En los últimos cuatro años, desde el descenso a Segunda División, han pasado por la entidad rojiblanca hasta cinco entrenadores: Paco Herrera (20 partidos), Rubén Baraja (43), José Alberto López (53), Miroslav Djukic (21) y David Gallego (62 hasta la fecha). Ninguno ha conseguido estabilidad. Solo el propio Gallego acabó el año que comenzó desde cero, el curso 2020-2021. Consideran en el club rojiblanco que esas destituciones y relevos en el banquillo no han supuesto un cambio a mejor. Por eso el consejo, con Javier Fernández a la cabeza, busca darle de una vez estabilidad a un proyecto.

4 Gallego se muestra fuerte.

Otro aspecto relevante es la fuerza y energía que ha trasmitido el entrenador. Gallego se siente capacitado para remontar el vuelo del equipo. U así lo trasmite en el día a día, según explican fuentes consultadas. Otros técnicos, como Paco Herrera o Rubén Baraja, habían mostrado dudas o pérdida de confianza. El técnico ha tratado de buscar remedios a la crisis. La pasada semana, afirman varias fuentes, trabajó durante todos los entrenamientos con la defensa de cinco planteada en El Toralín. Hubo, según las mismas fuentes, entrenamientos tácticos con un periodo de duración muy por encima de los habituales. En ellos trató de pulir los conceptos defensivos para frenar la sangría de los últimos encuentros. Los únicos interrogantes de la revolución estaban entre Berrocal y Valiente y Nacho Méndez o Pedro. A la plantilla no le sorprendió la táctica, porque se sabía de antemano que jugarían con cinco atrás. El técnico, por un asunto personal ineludible previsto antes de la goleada en El Toralín, se desplazó ayer a primera hora a Barcelona. De tarde, regresó a Gijón.

5 Problemas con el gol.

Es uno de los grandes problemas de los últimos tiempos. El equipo lleva 17 goles, promedia 1 por partido, datos inferiores los aspirantes al play-off. La plantilla adolece de futbolistas resolutivos en el área contraria, y el gol vuelve a depender del acierto de Uros Djurdjevic, como ya sucedió la pasada campaña. Tampoco está aportando Campuzano, golpeado por las lesiones. Se tiene en cuenta que los jugadores de la segunda línea firmados por la dirección deportiva, como Puma, tampoco están rellenando ese vacío. No se descarta actuar en el mercado invernal y buscar otro futbolista de ataque.

6 Confianza de la plantilla.

La plantilla mantiene su respaldo al entrenador, sin fisuras. Gallego cuenta con el apoyo del vestuario, que hace autocrítica con el nivel mostrado estos partidos. “Estoy agradecido a Gallego por llegar a la selección”, confesó Gragera al ser citado con la sub-21. El grupo está concienciado: van todos a una.

7 Situaciones adversas.

Aunque en los últimos partidos el equipo se ha caído sin remedio tanto en juego como en cuanto a resultados, se tiene en cuenta a nivel interno algunas de las situaciones que han llevado al Sporting a entrar en esta situación actual. Hubo partidos donde faltó una pizca de suerte, como ante Almería o Valladolid. Y se tienen en cuenta las lesiones y bajas sensibles como la de Rosas, los internacionales o ahora Djuka, tras dar positivo en coronavirus con Montenegro.

Compartir el artículo

stats