Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos golazos, dos penaltis de VAR y otra victoria que se escapa: el soso empate del Sporting en La Rosaleda

El Málaga empata a falta de tres minutos y castiga la racanería de los gijoneses // Djuka, desde los once metros, y Kravets hicieron los goles rojiblancos

5

El partido del Sporting en Málaga, en imágenes

A tres minutos de la victoria se quedó el Sporting en La Rosaleda después de un partido marcado por el VAR y dos golazos. Con otros tantos penaltis se abrió el choque ante el Málaga, ambos tras pedir a Sagués Oscoz revisar la jugada. Djuka y Brandon cumplieron en una extraña primera parte cerrada con un nuevo tanto de Kravets en lo que parecía, de inicio, el proyecto de un centro. De ahí en adelante, los gijoneses sobrevivieron gracias a Mariño; Djuka perdonó el tercero y Ramón puso el resultado más justo en el marcador.

Con el subidón de Copa en el ambiente, el Sporting saltó a La Rosaleda haciendo visible la reivindicación de su entrenador en la rueda de prensa posterior a la victoria ante el Villarreal. Líneas juntas, metidos atrás y ajenos a la ansiedad que pueda generar que el balón lo tenga el rival. Lo de inicio ante el submarino, pero en versión Segunda. La propuesta dio al Málaga el control y un tiro de Kevin a los diez minutos para probar abajo a un Mariño que iría a más. Fue antes de que el el carrusel de “penaltitos” y el golazo de Kravets acapararan una primera parte generosa con los gijoneses.

El primero de los dos penaltis llegó a favor de los rojiblancos. Puma Rodríguez, de espaldas a portería, se iba a por el balón cuando la fogosidad del canterano Kevin le llevó a pisarle en plena disputa. El panameño cayó; Sagués Oscoz mandó seguir y el VAR pidió revisar. Dos minutos después, el colegiado vasco corrigió su decisión y apuntó al punto de penalti. Derribo absurdo de los locales y gol de Djuka para adelantar al Sporting y sacar máximo rendimiento al cuarto de hora inicial.

El tanto le dio confianza al Sporting, con Djuka volviendo a probar el disparo después de un balón largo del Puma en el que el serbio-montenegrino pilló la espalda a Juande. Duró poco. Al filo de la media hora, otra pena máxima de lo más light. Balón dividido en el área, se adelanta Escassi a Gragera para controlar y el gijonés llega tarde golepando la pierna del centrocampista malagueño, a quien se le escapaba ya el balón. Dudas, llamada del VAR, y nuevo balón a los once metros. No falló Brandon, ajustándola a la cepa del palo. Vuelta a empezar.

El Málaga pareció recuperar el balón, pero los diez minutos finales fueron para un Sporting que encontró el gol casi sin quererlo. Kravets levantó la cabeza desde el costado izquierdo en lo que parecía una evaluación de la situación en el área para armar el centro. Lo que armó fue la pierna izquierda para mandar el balón al fondo de la portería en una comba imposible para Dani Martín. Golazo inesperado. Asombro en la cara del protagonista y la de muchos de sus compañeros. Metáfora de lo extraño de los primeros cuarenta y cinco minutos.  Con poco, partido con tres goles y dos penaltis. Victoria del Sporting al descanso.

Después de un latigazo del Puma, de más a menos, el Málaga se adueñó de una segunda parte en la que acorraló al Sporting hasta acariciar el gol en varias ocasiones. La primera, con la ayuda de Berrocal. El central jerezano se disponía a pegar en largo con la izquierda y terminó tocando el balón con la pierna de apoyo y golpeando al aire. Regalo para Brandon, que terminó bien tapado por Mariño para dar tiempo a la rectificación de Berrocal. Alivio.

Continuó el Málaga ensalzando la figura de Mariño, Febas buscó abajo, desde fuera del área, encontrándose con las manos del portero del Sporting. La tuvo mucho más clara, después, otro recién incorporado, Sekou. Cabeceó a bocajarro un gran centro al segundo palo de Víctor Gómez. No sólo llegó, sino blocó. Salvador.

 Por el medio, el Sporting solo se había asomado a área rival para ver a Fran Villalba quedarse a milímetros de engatillar bien un gran centro de Kravets, notable en ataque, discreto en defensa. Fue fruto del toma y daca del pulso con Víctor Gómez. A  cinco minutos del final, la siguiente clara la tuvo Djuka. Ahí estuvo el partido para el Sporting. Armó la contra el equipo gijonés con el Puma lanzado por izquierda y buscando en largo a Djuka. Balón de oro del panameño para la carrera de su compañero, que se plantó solo ante Dani Martín, en plena salida para tapar el agujero. Picó por arriba Djuka, el balón se fue por encima del larguero y el Málaga respondió con el empate.

Después de otra gran mano de Mariño a disparo desde el costado derecho de Paulino, el rechace golpeó en Babin y se fue hacia la frontal al mismo tiempo que Ramón iniciaba carrerilla. Golpeo perfecto con la diestra y otro golazo para premiar la ambición local y dejar el partido en tablas. Empate que vuelve a saber a poco para el Sporting. Dos puntos que se escaparon a falta de tres minutos después de una segunda parte a remolque. 

Compartir el artículo

stats