Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División | Los equipos asturianos

Así será el espectacular restaurante de El Molinón: fachada acristalada y vistas al campo

El presidente del Sporting y la alcaldesa de Gijón han mantenido varios encuentros para desbloquear el proyecto, que frenó el covid

La esquina noroeste de El Molinón, donde se ubicará el restaurante. Ángel González

El Sporting de Gijón está decidido a explotar al máximo las posibilidades de El Molinón. La entidad tiene entre sus manos un rompedor plan para hacer una profunda reforma en la esquina noroeste del estadio, justo detrás del videomarcador, con el objetivo de crear una nueva área de uso hostelero, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA. Uno de los elementos estrella será la creación de un restaurante con una fachada acristalada, que tendrá vistas tanto al campo como al parque Isabel la Católica. Hay otros ejemplos de establecimientos con las condiciones que plantea el Sporting en estadios del fútbol nacional y extranjero, como los que se encuentran en el Santiago Bernabéu, donde se pueden seguir los partido en vivo desde una zona de lujo. El proyecto, en colaboración con el Ayuntamiento, dueño del equipamiento, se ejecutará en un espacio actualmente vacío y no implicará la pérdida de localidades.

El presidente del Sporting, Javier Fernández, y la alcaldesa de Gijón, Ana González, han mantenido ya distintos encuentros para perfilar el proyecto. Aunque faltan, todavía, algunos aspectos por pulir, especialmente los relacionados con la financiación. Pero el empujón definitivo se ha producido después de cerrarse el acuerdo entre la Liga y el fondo económico CVC, que permitirá al club rojiblanco desarrollar planes para la mejora de infraestructuras de su uso y que estaban paralizados por la crisis de la pandemia de coronavirus.

El 70 por ciento del montante total de estos fondos debe dirigirse a la mejora de infraestructuras, de acuerdo al pacto de LaLiga Impulso. Este plan estrella forma parte de las ideas gestadas por el Sporting para, concretamente, la esquina noroeste de El Molinón. El primer boceto constó de tres propuestas diferenciadas para el aprovechamiento de un mismo espacio: una oferta gastronómica (restaurante) con ventajas para los abonados del Sporting; una zona para celebración de congresos y un espacio para ubicar el servicio actual de cumpleaños.

El club que preside Javier Fernández, por otro lado, lleva tiempo interesado en ampliar el palco presidencial. Esta reforma dotararía al espacio de un mayor número de butacas. Inicialmente también se deseaba mejorar las instalaciones de restauración que existen para atender las jornadas en las que se realizan las comidas entre directivas que preceden a los partidos. Del mismo modo, el Ayuntamiento también se ha decidido a invertir en mejoras como las “líneas de vida” y el arreglo de cubiertas deterioradas. El objetivo tanto del Consistorio como de la entidad rojiblanca es renovar el aspecto y los usos de El Molinón con el espejo de lo que se ha hecho en otros estadios.

El restaurante que tanto el Sporting como el Ayuntamiento quieren construir en la esquina noroeste de El Molinón sería el colofón a la reforma de la avenida que lleva el nombre del estadio, culminada hace escasos meses y que justa desemboca en esa zona

decoration

El restaurante que tanto el Sporting como el Ayuntamiento quieren construir en la esquina noroeste de El Molinón sería el colofón a la reforma de la avenida que lleva el nombre del estadio, culminada hace escasos meses y que justa desemboca en esa zona. De ahí que el establecimiento hostelero se vea con buenos ojos en el gobierno local, que convirtió la obra en esta arteria en uno de los grandes proyectos de este mandato. No obstante, esta peatonalización, que unió el parque Isabel la Católica con el río Piles a través de una gran zona verde, causó una importante polémica política y social al suprimirse los aparcamientos y porque supuso la eliminación de una de las salidas de la ciudad.

La alcaldesa, Ana González, indicó en su momento que la peatonalización de este espacio, de unos 8.000 metros cuadrados, simbolizaba el cambio hacia una nueva movilidad y sostenibilidad que se busca en Gijón. La reforma está estrechamente ligada a los polémicos cambios de tráfico ejecutados en el paseo del Muro de San Lorenzo.

Compartir el artículo

stats