No mete goles, ni siquiera juega al fútbol, pero desde hace unos días hay un Djuka en la Antártica. Una aficionada del Sporting de Gijón ha apadrinado a un pingüino a través de una campaña abierta por el Ministerio de Defensa del gobierno de España coincidiendo con la fase de despliegue de la Campaña Antártica, bautizando al animal con el nombre del máximo goleador rojiblanco. Esta sportinguista ha compartido por redes sociales su idea y una imagen del diploma que acredita su gesto, apareciendo en la imagen uno de estos animales con el curioso "apodo".

La adopción de estos animales y la realización de un donativo se pude hacer pinchando en este vínculo. En él, el Gobierno explica que "mediante la adopción de los pingüinos de Isla Decepción, se unirá a esta iniciativa y ayudará a difundir el compromiso con el cuidado del medio ambiente, para que de esta forma, entre todos podamos hacer del planeta Tierra un lugar más limpio, saludable y equilibrado con la naturaleza. El pingüino que apadrine conseguirá sobrevivir y convertirse en un pingüino adulto, capaz de procrear y cuidar de sus polluelos cumpliendo así una de las fases de su ciclo vita"l.