Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas funciones en el Sporting del encargado de relevar a Gordillo: el maestro toma el testigo

Marcos García, profesor en Educación Física, llegó al club en 2020 como analista tras trabajar en el Oviedo, Cartagena, Burgos y Racing de Santander

Marcos García, primero por la derecha con sudadera blanca, junto a José Antonio Gordillo, en Mareo. En el recuadro, Marcos García. | Marcos León / RSG

El Sporting lleva algo más de una semana preparando la salida de José Antonio Gordillo al Wuhan Three Towns chino. Descartada la posibilidad de contratar un nuevo técnico para ejercer de auxiliar de David Gallego, Marcos García es el elegido para asumir parte de las responsabilidades del técnico andaluz. El ovetense, que actualmente compaginaba su labor de analista en el equipo con su plaza como profesor de Educación Física en un colegio, estrenará ante el Amorebieta tareas añadidas a las de la realización de vídeos para su visionado en el descanso de los encuentros.

El maestro toma el testigo

La primera parte la veía desde uno de los palcos de El Molinón o del campo que visitaba el Sporting. Minutos antes del final de los primeros cuarenta y cinco minutos, José Antonio Gordillo bajaba al banquillo, trasladaba unas primeras impresiones a David Gallego, y de ahí a debatir al descanso. El resto del encuentro ya lo solía ver a ras de césped. Entre tanto, era un hombre cercano al futbolista para reforzar ideas y desarrollar aspectos trabajados por el cuerpo técnico. También asumía la estrategia a balón parado. En el vestuario, Gordillo, apuesta de Javi Rico para complementar a David Gallego, era un hombre querido por muchos de sus compañeros. No todas las funciones del de Morón las hará Marcos García, pero sí intentará ayudar a cubrir parte de ellas. Al menos, se las repartirá con Toni Clavero, segundo entrenador del Sporting y mano derecha del preparador de Suria. Las circunstancias del ovetense, además, no son las mismas que las de Gordillo. Mientras el andaluz tenía dedicación plena al Sporting, en su caso su vinculación al club no es total. Marcos García llegó en el verano de 2020 al conjunto rojiblanco cuadrando horarios con su habitual jornada lectiva en un centro educativo.

Marcos García es también un habitual en los entrenamientos del equipo en Mareo. No suele estar presente en todos, pero sí realiza seguimientos en determinadas jornadas para ampliar la información que desea el cuerpo técnico. Él fue uno de los hombres elegidos por Javi Rico para completar la renovación del cuerpo técnico después de que se decidiera la no renovación de Djukic. Avalado por Noé Calleja y conocido en el fútbol asturiano, su habilidad para el uso de distintas aplicaciones en las que se apoyan los técnicos para interpretar situaciones de partido, propias y de los rivales, ya le llevaron a trabajar en clubes como el Racing de Santander (en Segunda División); Cartagena (trabajando junto a Pacheta) o el Burgos, además del Oviedo. Posee el título nacional de entrenador y ahora, al maestro, le toca tomar el testigo.

Compartir el artículo

stats